Dueño de restaurante La Guelaguetza de LA se marcha

El fundador del restaurante La Guelaguetza deja un legado en Los Ángeles, adonde trajo lo mejor de la cocina oaxaqueña
Dueño de restaurante La Guelaguetza de LA se marcha
El tradicional restaurante La Guelaguetza es punto de encuentro para la comunidad oaxaqueña en Los Ángeles.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión -

El empresario Fernando López, dueño del tradicional restaurante oaxaqueño La Guelaguetza, decidió regresar a su tierra tras haber vivido durante 25 años en Los Ángeles, donde se hizo conocido por su negocio de comidas típicas de su tierra.

López regresó a Oaxaca, México, el pasado fin de semana donde piensa abrir otro restaurante en aproximadamente un mes. En esta ocasión en lugar de vender nostalgía oaxaqueña con sabor a mole, venderá hamburguesas al estilo californiano.

“Yo llevé la comida oaxaqueña a Los Ángeles, ahora estoy de regreso en mi tierra empezando de nuevo con un concepto diferente. Estoy esperando a ver cómo reacciona la comunidad”, dijo López durante una entrevista telefónica desde su nuevo hogar en San Pablo Villa de Mitla, un pequeño pueblo en la región de los Valles Centrales de Oaxaca.

Con la hospitalidad que lo caracteriza, López invitó a visitar San Pablo Villa de Mitla a cualquier persona que desee disfrutar la cultura oaxaqueña.

Durante sus 25 años en Los Ángeles, este empresario se dedicó no sólo a promover la cocina oaxaqueña rica en quesos, chiles y especias, sino también a fomentar la cultura y tradiciones de este estado del sur de México. Además fue presidente de la Federación Oxaqueña.

Mauro Hernández, presidente de las Organizaciones Regionales Oaxaqueñas, dijo que López siempre apoyó todos los eventos comunitarios con su presencia y con dinero.

“Él siempre apoyó a los eventos comunitarios, siempre apoyó económicamente a diferentes eventos como la celebración de la Virgen de Juquila de Oaxaca y el aniversario de Benito Juárez. Él siempre traía comida y dinero”, dijo Hernández.

Aunque la esposa de López, María de Jesús Monterrubio, aún está en el restaurante de Los Ángeles, ella ya tiene su boleto de regreso a Oaxaca para el próximo domingo.

El negocio queda en manos de sus hijos. Bricia López, una de las hijas, asegura que el futuro de La Guelaguetza está en buenas manos y que seguirán promoviendo la cultura oaxaqueña.

“El restaurante es parte de mi vida, no lo veo como trabajo, sino como una forma de compartir nuestra comida y nuestra cultura”, dijo Bricia.

Bricia viaja a Oaxaca alrededor de tres veces al año para enterarse sobre las nuevas tendencias. Recientemente ella trajo a dos pintores oaxaqueños para rediseñar la fachada y al chef Rodolfo Castellano.

“Seguiremos con el trabajo de mi papá, seguiremos siendo parte de la cultura oaxaqueña y el lugar a donde los que no pueden viajar a Oaxaca pueden encontrar buena comida”, dijo Bricia.