Es momento de cambiar

Es momento de cambiar

La credibilidad del liderazgo del Departamento de Bomberos de Los Ángeles (LAFD) se sigue debilitando, al punto que es válido preguntarse si no es hora de tener un nuevo comienzo en el LAFD junto con el próximo alcalde, Eric Garcetti.

La última controversia se origina en una auditoría presentada ante la Comisión de Incendios en la que se argumenta la incapacidad del LAFD de investigar las aseveraciones de conducta inapropiada por parte del jefe de bomberos, los jefes sindicales y los integrantes del Professional Standarts Division, a cargo de vigilar la conducta del personal.

La auditoría señaló que el proceso de esos casos está minado por la falta de fondos asignado para ellos, por la mala administración de los mismos con archivos deficientes y pesquisas incompletas. Como resultado, señala el reporte, cuando no se han ignorado las quejas, han quedado en el limbo hasta su expiración en cuanto a fechas límites para tomar acción por actos disciplinarios.

La gestión del jefe Brian Cummings ya ha tenido problemas muy serios. Algunos van desde la manipulación de datos para dar la impresión que el tiempo de respuesta de los bomberos es más rápido que la realidad hasta el cuestionamiento por parte de las autoridades municipales de sus planes de reestructura del servicio del 911, así como los cambios de personal entre atención médica y apagar fuegos.

Está claro que el respaldo a Cummings tanto en el Concejo Municipal como el del alcalde electo y la Comisión de Incendios es insuficiente, y con justa razón, para cumplir con eficiencia su labor .

Garcetti ha dicho que todos los jefes de departamentos municipales deberán volver a solicitar su empleo para ser reconsiderados según su labor realizada. Puede empezar con Cummings.