Estudiar es una buena inversión

LOS ÁNGELES (EFE).—A pesar de los elevados costos de la educación universitaria que llevan a que la mayoría de los estudiantes en California se gradué con deudas, la inversión se justifica, según un reporte dado a conocer ayer.

De acuerdo con el reporte “Deuda estudiantil y el valor de un título universitario” del Instituto de Política Pública de California (PPIC), analizado ayer en un panel de expertos, entre 2005 y 2010 el préstamo promedio de un estudiante universitario de primer año aumentó 36%, incluido el ajuste por inflación.

“A pesar del aumento en la deuda, la universidad es una buena inversión para la gran mayoría de los estudiantes”, asegura el informe elaborado por Hans Johnson, Marisol Cuellar Mejía, David Ezekiel y Betsey Zeiger.

El análisis encontró que los hispanos y los asiáticos presentan endeudamientos menores que los afroamericanos. Al finalizar los estudios universitarios, los hispanos con deudas superiores a los 40,000 dólares fueron el equivalente a la mitad de los afroamericanos.

“Los resultados del mercado laboral, incluyendo empleo y salarios, permanecen, de lejos, mucho mejores para graduados universitarios que para trabajadores con menos educación y todos, menos los graduados de universidad con los salarios más bajos, ganan suficiente para pagar el promedio de sus deudas”, destacó Johnson.

La gran mayoría de los estudiantes universitarios hispanos asiste a alguna de las universidades estatales mientras más de la mitad de los latinos de primer año van a colegios comunitarios.

Los graduados universitarios ganan salarios mucho más altos que quienes sólo terminaron la escuela secundaria. Un empleado con estudios universitarios en promedio gana 56.5% más que un trabajador que sólo se graduó de la secundaria.

El estudio mostró que los índices de empleo entre profesionales universitarios y personas con solo un diploma de secundaria tienen una marcada diferencia que se ha incrementado en los últimos cinco años.

En 2007 la tasa de desempleo para trabajadores solamente con diploma de secundaria era 5,4 %, 2,6 % más que la de profesionales universitarios. Para 2012, la diferencia había aumentado cinco puntos, con un desempleo de 12,1 % para graduados de secundaria y de 7,2 % para profesionales con títulos universitarios.

Los hispanos representaron cerca del 52 % de los estudiantes de último año de secundaria del estado en 2012, según el Departamento de Educación.