Historia boricua en nuestras páginas

La proclamación del Estado Libre Asociado de Puerto Rico en 1952 fue seguida muy de cerca en Nueva York, y el gobernador Luis Muñoz Marín siempre tuvo presente a la comunidad boricua aquí.

Pero la violenta resistencia al nuevo status político con Estados Unidos también se notó en la cuidad. El 1º de noviembre de 1950, coincidiendo con una revuelta nacionalista en la isla, el boricua residente en El Bronx Oscar Collazo intentó asesinar al presidente Harry Truman, y estallaron explosivos en las Oficinas de Puerto Rico en Manhattan. Como resultado, varias personas resultaron detenidas en los barrios hispanos. La situación se repitió en 1954, cuando cuatro nacionalistas asaltaron a tiros el Capitolio de Washington, hiriendo a cinco congresistas.

Cuando se supo que los agresores tenían conexiones en la ciudad, el alcalde Robert Wagner salió en defensa de la comunidad boricua, pero el FBI lanzó una investigación de hasta 300 sospechosos. La policía incluso alertó de un supuesto complot para atacar a funcionarios de la ciudad.

Al final hubo unos 75 detenidos, entre ellos el líder nacionalista local Julio Pinto Gandía.