Pistolero de masacre en Santa Mónica tenía récord criminal

Trascendió en conferencia de prensa de la policía de Santa Mónica que el atacante tenía también problemas mentales y que estaba enojado por el reciente divorcio de sus padres
Sigue a La Opinión en Facebook
Pistolero de masacre en Santa Mónica tenía récord criminal
Jacqueline Seabrooks, jefa del Departamento de Policía de Santa Mónica, muestra las fotos del crimen.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinion

SANTA MONICA.— Un día antes de cumplir 24 años de edad, el pistolero que el pasado viernes aterrorizó el vecindario alrededor de Santa Mónica College, se armó con dos pistolas, un rifle semiautomático, 20 cargadores y más de 1,300 balas, y después de matar a dos personas en su casa –incluyendo supuestamente a su padre-, incendió la vivienda.

Aunque la identidad del criminal y los motivos que lo llevaron a cometer los asesinatos no han sido confirmados por las autoridades, el periódico Los Angeles Times identificó al pistolero como John Zawahri.

Trascendió que él joven pistolero había tenido problemas mentales y que estaba enojado por el reciente divorcio de sus padres.

Jacqueline Seabrooks, jefa del Departamento de Policía de la Ciudad de Santa Mónica, dijo que el sujeto fue estudiante de Santa Mónica College en el 2010 y tenía récord criminal juvenil por un incidente en el 2006. Ella agregó que no podía dar detalles del incidente anterior debido a que los récords están sellados.

Seabrooks hizo un recuento de los incidentes del viernes explicando que a las 11:52 am recibieron la primera llamada reportando un tiroteo en la cuadra 2000 de Yorkshire, los oficiales que respondieron encontraron un incendio y una víctima de tiroteo. Los oficiales recibieron información de testigos sobre el vehículo que supuestamente el pistolero había utilizado para escapar.

A punta de pistola, el sujeto obligó a una mujer -Laura Sisk, 41, de Culver City- a conducir el vehículo rumbo a Santa Mónica College. En el camino, el pistolero se bajó del carro en Cloverfield y comenzó a disparar indiscriminadamente. Las balas impactaron a dos pasajeros del sistema de transporte de autobuses públicos, Big Blue Bus, quienes recibieron heridas menores.

Posteriormente, el hombre forzó a la mujer dueña del vehículo a que se dirigiera hacia la calle 20, ahí se bajó y le disparó a un vehículo Ford. En ese carro iba Carlos Navarro Franco, de 68 años de edad, y su hija Marcela, de 26. Carlos murió en el momento. Marcela recibió un impacto de bala en la cabeza y fue trasladada al Hospital de UCLA.

Según la familia, Marcela se encuentra en estado vegetativo y es posible que la madre tenga que decidir si la desconecta de las máquinas que la mantienen con vida.

“Este fue un incidente al azar”, señaló Seabrooks.

El pistolero entró al campus universitario y disparó indiscriminadamente. Le disparó a una mujer frente a la biblioteca. Ella murió más tarde en un hospital del área.

El sospechoso entró a la biblioteca e intentó dispararle a empleados del recinto, quienes se lograron esconder en una habitación y aseguraron las puertas con estantes con libros para evitar que él entrara. El pistolero disparó múltiples balas hacia adentro del cuarto.

“Es un milagro que no nadie más haya resultado herido (en la biblioteca)”, dijo Seabrooks.

Cuando no pudo dispararle a nadie más. El sujeto se dirigió hacia la entrada principal de la biblioteca en donde fue baleado por dos oficiales de la policía de Santa Mónica y un agente de la policía de Santa Mónica College.

“El sujeto vestía un chaleco que no era antibalas y que lo ocupó para cargar municiones”, dijo la jefa de policía. La policía también recuperó una bolsa con pistolas, recibidores de armas automáticas y municiones que el hombre había abandonado en el campus.

Albert Vásquez, jefe de la Policía de Santa Mónica College, subrayó que este incidente no se considera un tiroteo escolar porque el hombre no enfocó su rabia específicamente en el campus, sino que llegó ahí después provocar otras muertes.

“Es desafortunado que el sospechoso escogió Santa Mónica College para continuar su tiroteo”, dijo Vásquez.

Las calles alrededor de Santa Monica College permanecían cerradas ayer. Reabrirán hasta el lunes.

“Los exámenes finales programados para el lunes continuarán como estaban previstos”, dijo Vásquez.

Seabroocks declaró que no han podido notificar oficialmente a la familia del pistolero porque se encuentran fuera del país y agregó que estarán dando más información –posiblemente confirmando su identidad- en cualquier momento.