Acaba cumbre Obama-Jinping

Se comprometieron a profundizar su cooperación en ciberseguridad

Acaba cumbre Obama-Jinping
El presidente Barack Obama (izq.) reunido con su homólogo chino Xi Jinping (2do. der.) y la delegación de la cumbre donde se discutieron varios temas bilaterales.
Foto: AP

RANCHO MIRAGE .— El presidente de EEUU, Barack Obama, y su homólogo chino, Xi Jinping, culminaron ayer una cumbre bilateral en California en la que se comprometieron a profundizar su cooperación en ciberseguridad, lucha contra el cambio climático y la amenaza nuclear de Corea del Norte.

El encuentro, celebrado en una suntuosa hacienda de Rancho Mirage, en el desierto del sur californiano, transcurrió entre la tarde del viernes y la mañana del sábado, tiempo durante el que se realizaron varias sesiones de trabajo que permitieron a Obama y Xi dialogar durante 8 horas.

“Las discusiones fueron positivas y constructivas, abarcaron muchos aspectos y resultaron muy exitosas en relación con los objetivos que nos propusimos”, comentó el asesor de Seguridad Nacional de Obama, Tom Donilon, en una conferencia de prensa al término de la cumbre en un hotel próximo a la sede del encuentro.

La prevención de los robos de propiedad intelectual a través de internet, especialmente aquellos que tienen su origen en territorio chino, era una prioridad en la agenda que llevaba EEUU a esta reunión.

“Hubo una discusión detallada sobre esto”, confirmó Donilon, que aseguró que Obama subrayó que “este asunto es clave para el futuro de las relaciones económicas” de ambos países.

“Es obvio ahora que los líderes chinos entienden claramente la importancia de este asunto para EEUU”, insistió Donilon.

Según el diplomático estadounidense, China se ha comprometido a tomar medidas y a establecer un diálogo bilateral sobre las reglas que son aceptables en el “mundo cibernético”.

La geopolítica en la región de Asia-Pacífico, un área donde EEUU quiere incrementar su influencia ante la inquietud china, Obama y Xi coincidieron en colaborar para poner coto a la amenaza nuclear de Corea del Norte.

“Lo importante es que hay un acuerdo total en el objetivo de la desnuclearización, en el hecho de que se obligue a Corea del Norte a cumplir las sanciones del Consejo de Seguridad (de la ONU) y en trabajar juntos para conseguir todo esto”, apuntó Donilon.

Obama expresó a Xi que EEUU está dispuesto a “dar cualquier paso que haya que dar para defenderse de la amenaza de Corea del Norte”, manifestó el diplomático que participó en las reuniones bilaterales.

A lo largo del encuentro Obama y Xi coincidieron en dar prioridad al diálogo en Asia Oriental frente a otras acciones para evitar una escalada de tensión en la zona, donde China está envuelta en una serie de disputas territoriales con sus vecinos, a su vez aliados de EEUU.

Los presidentes aprovecharon la cumbre para rubricar un acuerdo de cooperación medioambiental con el fin de reducir las emisiones de un tipo de gas de efecto invernadero, los hidrofluorocarbonos (HFC), presentes en muchos electrodomésticos.

“Una rebaja progresiva de los HFC podría potencialmente reducir el equivalente a unas 90 gigatoneladas de CO2 para 2050, alrededor de dos años de emisiones de gases de efecto invernadero”, indicó la Casa Blanca en un comunicado en el que anunció el acuerdo con China.

Obama y Xi dedicaron tiempo a explicarse sus propias agendas políticas de cara a sus actuales mandatos y trataron sobre economía, derechos humanos y en especial de cómo mejorar la comunicación de alto nivel entre sus mandos militares.

Xi abandonó el rancho donde se celebró la cumbre, poco después de mantener con Obama una reunión de 15 minutos en la que los dos líderes políticos hablaron en privado con la sola presencia de sus respectivos traductores.

La cumbre californiana ha sido la tercera vez que Obama y Xi se veían las caras, la segunda en el último año, si bien la última vez el líder asiático visitó Estados Unidos como vicepresidente de China. Xi asumió el poder en marzo pasado y se considera que tiene un perfil más internacional que su predecesor, Hu Jintao.