Explotación infantil abunda en campos de California

United Farm Workers (Unión de Trabajadores Agrícolas) calcula que hasta 800 mil niños trabajan en la agricultura en el país
Explotación infantil abunda en campos de California
De acuerdo al Departamento de Trabajo de Estados Unidos, un trabajador debe tener por lo menos 14 años o más para hacer trabajos agrícolas.
Foto: Archivo

Los Ángeles – El trabajo infantil en el sector agrícola de California es un submundo de explotación de patrones y hasta de las propias familias de los menores en su gran mayoría mexicanos de origen humilde, reconocieron especialistas.

Al celebrarse este miércoles el Día Mundial del Trabajo Infantil dirigentes campesinos, sindicatos y especialistas advirtieron que este sector enfrenta un panorama que podría ser reflejo de tiempos de varios siglos atrás.

“Es común que los padres los saquen de las escuelas, o los hagan trabajar en el verano y hasta cobren por ellos para no tener problemas y eso además en beneplácito de patrones y mayordomos que han visto disminuir su planta laboral en campos agrícolas”.

California lidera la producción agrícola en EE.UU.

California es el estado número uno en producción agrícola en Estados Unidos y de su fuerza laboral más del 70 por ciento son inmigrantes indocumentados y en su mayoría son mexicanos.

En los últimos años ante la escasez de mano de obra y con el reforzamiento de la frontera, la tasa de nuevos trabajadores agrícolas llegó a ser tasa cero, y por ello muchos campesinos voltearon a ver a sus hijos como medida emergente.

De acuerdo al Departamento de Trabajo de Estados Unidos; un trabajador debe tener por lo menos 14 años o más para hacer trabajos agrícolas y no se permiten trabajos arriesgados si se tiene menos de 18 años.

Niños trabajan entre 12 y 14 horas diarias

Pero esas disposiciones no se respetan y es frecuente que menores de edad estén trabajando jornadas de 12 a 14 horas diarias, sentados en cuclillas y hasta instruidos a que si llegaran extraños o autoridades deben dejar de trabajar para no llamar la atención.

Sus propios padres con sueldos anuales de un promedio de 14 mil dólares –ingreso ubicado para pobreza extrema en este país- ven en el trabajo de sus hijos una alternativa de ingreso extra como forma de sustento ante los tiempos de crisis económica.

“Muchos mexicanos indocumentados y los latinos en general viven con el temor de la deportación y aceptan cualquier condición que se les ponga y si en éstos van incluidos los hijos pues tampoco van a protestar”, se indicó.

Agachados, entre cultivos de fresa o cajas de uva, decenas de niños trabajan en los campos de California, una abundancia de menores que en contraste no se refleja en el Programa de Educación Migrante (MEP) que perdió más de 20 mil alumnos este año, porque deben trabajar para ayudar a sus familias.

La sociedad estadounidense desconoce la explotación laboral que enfrentan los niños del campo y encuentran difícil creer que en Estados Unidos se emplee mano de obra infantil en los campos, detalló Reid Maki, coordinador del la organización The Child Labor Coalition (CLC).

La ley federal de normas razonables del trabajo (FSLA) prohibió el empleo de mano de obra infantil desde 1938.

Sin embargo, dejó fuera al sector de la agricultura por lo que todavía, hoy en día, es legal que los padres de familia lleven a sus hijos a trabajar al campo y permite a los empleadores contratarlos.

Niños pueden empezar a trabajar jornadas completas a los 12 años

Un niño puede trabajar legalmente tiempo completo a los 12 años y eso es visto hasta con orgullo por sus familiares, expresó Maki.

Brian Centeno, titular de la Oficina Internacional de Educación en Sacramento, explicó que desde el 2005 se ha visto una disminución en el número de alumnos matriculados bajo el programa MEP, anteriormente debido a la expansión del sector de la construcción que permitió a los campesinos encontrar fuentes de trabajo en ese sector.

Campesino y coordinador comunitario para el programa de Asistencia Legal Rural de California (CRLA), Jesús López, afirma que la situación en el campo siempre ha sido difícil para las familias y sus hijos, “ahora es trabajar o sufrir hambre. Los niños no se pueden dar el lujo del descanso”, señaló López.

Pesticidas causan problemas de crecimiento

La exposición a pesticidas puede ocasionar problemas de crecimiento o déficit de atención y los accidentes de trabajo están a la orden del día entre los menores y se sabe de casos de menores que han fallecido por la exposición a químicos.

Sólo en 2009, más de 15 mil niños sufrieron una lesión seria mientras trabajaban en la agricultura.

En 2006, otros tres mil 600 quedaron afectados de por vida, el 26 por ciento de ellos tenía más de 10 años.

Los decesos no son casos aislados en un periodo de cinco años, más de 690 menores han perdido la vida en labores agrícolas.

Actualmente, la Ley de Normas Equitativas de Trabajo contempla que cualquier empleador del sector agrícola puede contratar a niños de 12 y 13 años durante una cantidad ilimitada de horas fuera del horario escolar con autorización de sus padres.

En granjas pequeñas no existe edad mínima para trabajar

También denunciaron que en granjas pequeñas no existe una edad mínima para los niños que trabajan fuera del horario escolar.

Por otro lado, se prohíbe a otros empleadores contratar a niños menores de 14, y que los jóvenes de entre 14 y 15 años trabajen más de 18 horas durante la semana escolar y no más de 40 horas durante las semanas de receso escolar.

“Ninguna de estas restricciones se aplica a los niños que trabajan en agricultura”, se indicó.

Especialistas han advertido que en los últimos años los niños trabajadores han ido aumentando en niveles nunca antes vistos y en todas las áreas desde procesado, transporte, venta y en diversas agroindustrias.

No siempre es posible obtener información sobre violaciones del trabajo infantil debido a que muchos de esos niños son inmigrantes ilegales y es muy complicado tener un reporte fidedigno, se añadió.

800 mil niños trabajan en la agricultura en EE.UU.

Los niños son una parte importante de la fuerza laboral agrícola. Aunque el número exacto de la población de trabajadores agrícolas continúa evadiendo incluso las mejores estadísticas, United Farm Workers (Unión de Trabajadores Agrícolas) calcula que hasta 800 mil niños trabajan en la agricultura en el país.

La Asociación Nacional de Centros Comunitarios de Salud por su parte ha considerado que el 38 por ciento de los trabajadores agrícolas son mujeres y niños menores de 14 años.

Las estadísticas del Departamento de Trabajo indican que las tareas agrícolas constituyen uno de los empleos más peligrosos de Estados Unidos.

La mortalidad infantil representa cerca del 20 por ciento de la totalidad de los accidentes fatales en establecimientos agrícolas.

De acuerdo a la Asociación de Programas de Oportunidad para Trabajadores Agrícolas (AFOP) la mayoría de los tres millones de trabajadores que realizan tareas agrícolas en Estados Unidos recibe el salario mínimo e incluso menos, y gana un promedio de 14 mil 500 dólares anuales.

Los hijos de los trabajadores agrícolas ponen en riesgo su salud, su educación y su futuro para ganar, en promedio, menos de mil dólares por año, se comparó.