Anaheim por mal camino

El empecinamiento del Concejo municipal de Anaheim por mantener un sistema electoral discriminatorio hacia los residente latinos parece ilimitado.

Esa ciudad mantiene un sistema de elección en donde todos los concejales son electos por todos los votantes sin importar el distrito que representen. Como resultado, los cinco representantes actuales viven en el área más pudiente de Anaheim Hills y ninguno es latino, a pesar de constituir el 52% de sus residentes.

Esta estructura política ha conducido a una desigual distribución de servicios municipales, lo que ha originado numerosas protestas públicas y una demanda de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), que asevera que el actual sistema electoral de la ciudad infringe la Ley de Derechos del Votante de California del 2001, la cual exige una representación adecuada de las minorías en el Concejo municipal.

En consecuencia, los concejales establecieron un Comité Ciudadano que, después de numerosas reuniones. recomendó por unanimidad poner a consideración de los votantes si quieren continuar como ahora o cambiar a un sistema de representación por distrito.

El Concejo rechazó la recomendación. A cambio aceptó considerar un sistema híbrido que mantiene el sistema electoral, aunque exige a los concejales que vivan en los distritos.

Esto es una burla a la inquietud popular que desea un gobierno representativo, electo de manera equitativa, en vez de continuar con un sistema antiguo, retrógrado y discriminatorio.

La ciudad de Anaheim debería comprender que esta es una batalla perdida que le costará mucho dinero. El cambio propuesto no resolverá la demanda judicial ni apaciguará la frustración acumulada de la mayoría de los residentes que viven en una comunidad económicamente segregada debido a su estructura política.