Brutal colisión

Grúa habría chocado contra autobús luego de pasarse luz en rojo
Brutal colisión
Trabajadores de la Autoridad de Tránsito Metropolitano limpian la calle luego del accidente, ayer en el centro de Los Ángeles.
Foto: AP

Un accidente ocurrido ayer en la mañana en el centro de Los Ángeles, en la esquina de las calles 5ta y Broadway, dejó sin vida a Olivia Gamboa, de 47 años de edad, la conductora de un autobús público que chocó contra una grúa.

“El impacto fue tal que despertó a los residentes del edificio. Unos hasta salieron inmediatamente a grabar lo que había pasado”, contó Bernardo Jitrig, supervisor de seguridad del edificio de apartamentos Metropolitan, ubicado a unos pasos de donde el autobús de Metro sin pasajeros recibió el impacto de una grúa, alrededor de las 5:10 a.m.

“Dicen que la mujer salió disparada del autobús y quedó tirada en el piso” , dijo Úrsula Ortiz, quien atiende un puesto de revistas ubicado en la esquina de la tienda 7 Eleven, donde la grúa se incrustó y destrozó el frente de la tienda para dejar herido a un empleado, informaron las autoridades.

Se conoció que el conductor de la grúa, Yousef Adhami, de 43 años, no tenía licencia de conducir válida, ni permiso de operación en el estado y que además tenía un historial de exceso de velocidad y varios encuentros con la policía. Su licencia, que entregó a las autoridaes luego del choque, habría sido suspendida en 2009.

Todo apunta a que el accidente sucedió a causa del exceso de velocidad del conductor de la grúa y propietario de la compañía, quien viajaba a unas 60 millas por hora en esta zona cuyo máximo es de 30.

“Parece, basado en testigos y el video de seguridad, que el conductor de la grúa tuvo la culpa”, dijo el sargento Rudy López, del LAPD.

El informe oficial de la policía indica que el autobús de Metro venía sobre la calle Broadway en dirección sur, cuando la grúa se pasó la luz en rojo y chocó de frente con este.

Poco después de que se reportara la muerte de Gamboa en el hospital, Metro hizo públicas las condolencias para su familia. Ella había trabajado por 13 años para este servicio de transporte público de la ciudad.

“Nuestros pensamientos y oraciones están con la familia de la conductora de autobús, en estos momentos de dolor. Se llevará a cabo una investigación completa del accidente para saber su causa”, decía un comunicado.

De acuerdo con un vocero de la empresa, el esposo de Gamboa y uno de sus hijos también son conductores de autobús y residen en la ciudad de Montebello.

Ortiz, quien lleva más de 15 años vendiendo periódicos en la esquina donde ocurrió la colisión dice que en el área comúnmente ocurren incidentes, pero nada “de semejante magnitud”.

“Ambos camiones quedaron totalmente destruidos”, aseguró.