Familiares despiden a niño asesinado a golpes en Palmdale

Su abuelo pide que castiguen a los trabajadores sociales que llevaban el caso de su nieto, Gabriel Fernández, quien era víctima de violencia doméstica
Familiares despiden a niño asesinado a golpes en Palmdale
Foto de Gabriel Fernández en su funeral en la iglesia cristiana Church of the Foothills, Sylmar.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

Con oraciones, cánticos y lágrimas, los familiares maternos de Gabriel Fernández, el niño de 8 años que murió a manos del novio de su madre, le dieron ayer el último adiós.

Pocos minutos antes de un servicio religioso en honor a Gabriel en la iglesia cristiana Church of the Foothills, el abuelo del pequeño, Roberto Fernández, dijo que el sistema de protección infantil le falló a su nieto.

“La forma en que trataron el caso estuvo muy mal. Muchas personas llamaron. Mi esposa llamó… Yo no creo que la responsabilidad sea sólo de los agentes del sheriff, sino de las personas que debieron haber investigado. Las personas que trabajan en DCFS (Departamento de Servicios Infantiles y de Familia) y de las personas que protegen a quienes trabajan ahí. No basta con despedirlos. Ellos deben pagar. Ellos deben ir a la cárcel”, aseveró Roberto lleno de tristeza.

El abuelo quiere que la justicia no sólo castigue a su hija Pearl, y al novio de esta, Isauro Aguirre, por la muerte a golpes y meses de tortura que sufrió Gabriel, sino también a los trabajadores sociales, que a pesar de las múltiples denuncias de familiares y de su profesora en la escuela Summerwind, en Palmdale, permitieron que el menor siguiera viviendo con la madre.

La pastora Hilda Reynoso dijo que ella conoció a Gabriel desde su nacimiento. “Gabriel era un niño muy bueno, muy alegre, muy cariñoso y apegado a sus abuelos”, dijo Reynoso. “Gabriel ahora está en paz porque está con Dios… su muerte no será en vano, las leyes tienen que cambiar”, agregó.

Al servicio religioso asistieron más de 50 personas, incluyendo familiares y hermanos de fe de los abuelos maternos.

Abuelos maternos criaron a Gabriel

En el pasado 30 de mayo, los abuelos maternos Sandra y Roberto hablaron con La Opinión sobre la relación que ellos tuvieron con Gabriel. Según narraron los abuelos, cuando Gabriel nació, Pearl se lo entregó a Michael Lemos, hermano de Sandra. Lemos lo tuvo por tres meses y después se lo entregó a Sandra y Roberto, quienes lo cuidaron hasta octubre del año pasado, cuando Pearl decidió que ella quería nuevamente su custodia.

Los abuelos intentaron pelearle la custodia a su hija, pero no tuvieron éxito.

La última vez que Roberto y Sandra vieron a Gabriel fue dos meses antes de que el niño muriera. El pequeño se veía triste y le dijo a su abuelita que quería quedarse con ella.

Sandra dijo que jamás se imaginó que esa sería la última vez que tendría contacto con Gabriel.

Según documentos internos del Departamento de Servicios Infantiles del Condado de Los Ángeles obtenidos por el períodico Los Angeles Times, Pearl había sido investigada por abuso de sus otros dos hijos de 10 y 12 años de edad, en por lo menos seis ocasiones en la última década.

Los abuelos Sandra y Roberto dijeron que ellos también cuidaron a los otros niños hasta hace cinco años cuando Pearl los reclamó.

Gabriel era víctima de violencia doméstica

Por varios meses Gabriel tuvo señales visibles de golpes y quemaduras, al punto que la profesora del pequeño lo reportó a las autoridades en marzo. Hubo una investigación, pero este permaneció bajo la custodia de su madre. El Times reportó que hay una carta que supuestamente escribió el menor en donde confesaba que quería suicidarse.

El 22 de mayo, Gabriel fue transportado de emergencia al hospital de niños en Los Ángeles en donde murió el viernes 24 de mayo.

El reporte de los paramédicos indica que el niño tenía una fractura en el cráneo y tres costillas rotas. Además lucía moretones, quemaduras en el cuerpo, y dos dientes rotos.

Supuestamente, Isauro le dijo a las autoridades que él castigaba a Gabriel porque era sucio y desordenado. Su madre estaba presente cuando el pequeño era abusado.

El reporte preliminar de la oficina forense del condado indica que Gabriel murió a golpes.