Raiders forma carácter en hispanos

El programa, en conjunto con la NFL, moldea el carácter e integra el ejercicio a la vida de los chicos
Raiders forma carácter en hispanos
Ángel, uno de los chamacos que entrenó con los profesionales de los Raiders. Foto Juan Carlos Sierra/El Mensajero

OAKLAND.— Durante dos días, más de 300 niñas y niños, muchos de ellos hispanos, tuvieron la oportunidad de convivir y aprender de jugadores profesionales y entrenadores de la NFL, que les enseñaron los fundamentos del fútbol americano, además del trabajo en equipo y el desarrollo de liderazgo.

El “NFL Play 60 Character Camp” (Campamento Carácter NFL 60 —minutos de juego al día) es un programa de acondicionamiento físico y mental, que busca animar a los niños (y familias en general) a hacer ejercicio, al tiempo que les fomenta el carácter, les enseña el respeto a los demás y el valor de su comunidad. El principio del ejercicio a temprana edad y de comer una dieta balanceada sirve para desarrollar un buen hábito, al mismo tiempo que ayuda a combatir la epidemia de obesidad infantil que aqueja al país.

El programa dura dos días, tres horas diarias y es sin contacto. Al campamento asisten niños de escuelas primarias, hasta universidades locales, además de organizaciones como The Boys and Girls Club y la YMCA. Lo que se busca es transmitir a los jóvenes y niños los principios de fe, integridad, trabajo en equipo y liderazgo, lo que son, lo que significan y cómo integrarlos en su vida diaria.

“Este es el segundo año que lo realizamos y crecimos de 6 a 14 campamentos, donde participarán poco más de 3,600 niños”, nos comenta Michael Muñoz, hijo de la leyenda Anthony Muñoz, quien brillara como un extraordinario jugador de fútbol americano con los Bengalíes de Cincinnati, y quien se dedica ahora a su fundación para ayudar a jóvenes y familias de escasos recursos, al tiempo de que promueve una cultura del deporte.

Tanto la Fundación Anthony Muñoz, como la Muñoz Agency —de la cual Michael es presidente— están involucradas en el programa para hacer llegar el deporte de las tacleadas a los niños hispanos, los cuales, de acuerdo con Michael Muñoz, forman un tercio del total de niños participantes. “Al final de los dos días, los jóvenes ya están levantando basura, tratándose bien el uno al otro, aprenden humildad”, dice Michael Anthony.

Los 14 campamentos se llevarán a cabo en las ciudades de Chicago, Cincinnati, Dallas, Houston, Indianápolis, Miami, Oakland, Pittsburgh, San Diego, San Francisco, Tampa Bay y Tennessee; Denver albergará otro durante el mes de la hispanidad en septiembre y los campos cerrarán en Nueva York, que será sede del Súper Tazón al final de la temporada, en febrero de 2014. “Lo que buscamos es llegar a los 32 mercados que integran los equipos de la NFL, lo que nos permitirá alcanzar a más de 10 mil niños”, concluye Muñoz.

Uno de esos 300 niños fue Ángel, quien se enteró del campamento por su entrenador. Ángel juega liniero ofensivo en la escuela Franklin. “Me gusta más el fútbol americano que el soccer. Es que ser más fuerte en el americano, correr y agarrar el balón; en el soccer, nomás es patear la pelota”.

Todos los asistentes recibirán un balón de americano con una hoja de información en inglés y español, que les indica cómo acceder al contenido de la página NFLrush.com, espacio de la liga profesional de fútbol americano, dedicado a la juventud. Como parte de las iniciativas para incluir al segmento latino, la NFL ha donado más de 30 mil balones a jóvenes hispanos. A la sesión del sábado 8 de junio asistieron 12 jugadores de los Raiders, entre ellos el mariscal de campo titular, Matt Flynn. En cuanto al campamento de los 49ers, se programó para el 11 y 12 de junio, en la ciudad de Salinas, California.