Comunidad angelina disfruta la renovación de Echo Park (fotos)

Comunidad angelina disfruta la renovación de Echo Park (fotos)
Dos pequeños disfrutan del rehabilitado lago de los lotos, en el nuevo parque que costó $45 millones.
Foto: La Opinió Aurelia Ventura

María Teresa Ramírez extrañó mucho que Echo Park, el parque donde solía caminar en las tardes, estuviera cerrado. Pero ayer se unió a los cientos de angelinos que celebraron su reapertura.

“Está bien que ya hayan abierto el parque porque este es mi parque favorito”, dijo Ramos, quien reside a pocas cuadras. “Uno cuando es viejito se viene a caminar al parque”, añadió riendo, mientras disfrutaba del ambiente festivo en compañía de su hermana, Luz Meléndez, de visita desde El Salvador.

En medio de un ambiente de alegría, los residentes de la histórica área de Echo Park celebraron la reapertura de su famoso parque, cerrado debido a una renovación extensa.

“¡Qué bonito! era la expresión favorita de los visitantes con los cambios y mejoras.

“Mis hijos nacieron y crecieron aquí y ahora traigo a mis nietos. Nos hacía falta el parque, que lo volvieran a abrir”, dijo Loyda Arrendodo, residente del área, añadiendo que que los vecinos deberían ahora cuidar del parque, “poniendo la basura en su lugar y si traen perritos, que traigan bolsitas para que colaboren y esté limpio”.

El parque se encuentra dentro de los límites del Distrito 13, el cual estará representado por Mitch O’Farrell, quien señaló que esta reapertura significa “la renovación de un parque histórico y es simbólico en el renacimiento de Echo Park como vecindario vibrante, emocionante y del siglo XXI, que es la envidia para el resto de la ciudad”, dijo O’Farrell.

Añadió que el nuevo Echo Park representó una inversión de 45 millones de dólares. “Es una inversión pública que nos pertenece a todos, por lo que es responsabilidad del público y las autoridades municipales cuidarlo y mantenerlo limpio y seguro”, dijo O’Farrell.

Muchos de los asistentes que llevaron a sus hijos no dejaban de notar las mejoras al área de juegos. “Antes era tierra y ahora no”, dijo María Delgado al observar que ya los niños no se ensuciarían al jugar porque todo estará cubierto. “Aquí, en estos juegos disfrutaron desde mi niña mas chiquita hasta la más grande”, dijo Delgado, mientras recordaba la celebración de la primera comunión de su hija mayor en los juegos del parque.