Parker y Manú son… Dudas en Espuelas

Para el J-5, estrellas de San Antonio podrían quedar sin actividad
Parker y Manú son… Dudas en Espuelas
Manú Ginóbili (izq) y Tony Parker, de las Espuelas de San Antonio, conversan durante la práctica previo al quinto juego ante Miami.

SAN ANTONIO (EFE).— Las Espuelas de San Antonio y el Heat de Miami jugarán hoy el quinto partido de las finales de la NBA con el base francés Tony Parker y el escolta argentino Manu Ginóbili como centro de atención.

Parker, el hombre clave en la creación de juego y ataque de las Espuelas, sigue sin poder entrenar con normalidad y reconoció a los periodistas que su tirón muscular, que sufre en la pierna derecha, le puede generar en cualquier momento el “desgarro” del tendón.

El francés, que en el cuarto partido aportó 15 puntos, todos en la primera parte, pero que falló los cinco tiros que hizo a canasta en la segunda, admitió que sigue con las molestias.

Parker destacó que si estuviesen en la competición de la temporada regular con toda seguridad se tomaría 10 de descanso para recuperarse completamente, pero la serie por el título está empatada a 2-2 y ahora más que nunca el equipo lo necesita en el campo.

San Antonio debe aprovechar el último partido que disputará en su campo y Parker es consciente de esa realidad ya que una derrota los dejaría con muy pocas opciones de conseguir dos triunfos consecutivos cuando regresen a Miami para el sexto juego y un séptimo si fuese necesario.

“Tengo que arriesgarme y si se da el desgarro, así es la vida”, dijo Parker, que sufrió el tirón en el tercer partido.

Parker también reconoció que se sentía mentalmente muy fuerte y listo para el reto del quinto partido.

“Sabemos que si haces bien las cosas en defensa y en el control del balón podemos ganar el quinto partido, que ahora es el gran objetivo a conseguir”, destacó Parker.

Si las Espuelas necesitan que Parker pueda rendir al máximo nivel y no se “rompa”, también es urgente que Ginóbili supere el rendimiento que ha tenido hasta ahora, especialmente en lo ofensivo.

Ginóbili, que está muy lejos de ser el jugador decisivo que hace diez años, es consciente de la necesidad que el equipo tiene de su mejor aportación, sin la cual será muy difícil que puedan ganar.

Las Espuelas como equipo necesitan la inspiración, el acierto encestador de Ginóbili, y sus “genialidades” a la hora de romper la defensa de los Heat, algo que hasta ahora no ha sido posible.

“Es cierto que no me entran los tiros como desearía, pero tampoco conozco la razón, de ahí que hasta ahora lo que trato de hacer es ayudar al equipo en la construcción del juego, pero soy consciente que para el quinto partido necesito mejorar”, declaró Ginóbili.

El tercer factor importante para las Espuelas de cara al quinto partido es la defensa, ya que deben mejorar el control del balón después que en el cuarto encuentro lo perdieron 18 veces, todo un “suicidio” deportivo ante un rival como los Heat, según el entrenador, Gregg Popovich.

“Si queremos ganar el quinto partido no debemos cometer los errores defensivos y de control de balón que tuvimos ante un rival que no perdona dada la gran calidad individual que posee”, destacó.