Prejuicio e ignorancia

Guía de Regalos

El niño Sebastien de la Cruz dio una lección de madurez y frescura al cantar el himno nacional de Estados Unidos en dos de las finales de la NBA. La primera vez como orgullo de su ciudad San Antonio, de donde son los Spurs, la segunda en desagravio ante los comentarios racistas que levantó en las redes sociales su primera presentación.

La imagen de Sebastien vestido de charro, lo que viste como cantante en una banda de mariachis, desencadenó una serie de comentarios tan odiosos como ignorantes. Estas personas recurrieron a la simpleza de los estereotipos. Parece que no cabe en la mente de estas personas que un niño que canta extraordinariamente el Stars Spangled Banner en ingles y sin acento, tiene que ser un indocumentado haciendo algo inapropiado en ese sitio debido a su vestimenta.

En realidad, Sebastien nació en esa ciudad texana y es un estadounidense a mucho orgullo, gracias a los valores enseñados por su padre Juan, quien pasó muchos años en la Marina de Estados Unidos.

Este caso es un ejemplo de que el prejuicio y la ignorancia suelen ir acompañados. El primero juzgó al niño por su apariencia, el segundo desconoció que en San Antonio, Texas, el mariachi es una parte de la cultura tan estadounidense como El Álamo.

Nos preocupa que esta manera de pensar está presente en el Congreso a través de legisladores que tiene n sus manos el futuro de la reforma migratoria .

Estos políticos son, por ejemplo, los que juzgan basados en estereotipos , como el que todos los indocumentados sean peligrosos , y en desconocer que los jóvenes “soñadores” son tan estadounidenses como cualquiera de su edad nacido en esta nación tan diversa.

La reacción de Sebastien ante la ignorancia y el prejuicio fue simple, “ese es su problema” si no les gusta el mariachi” . En el Congreso, al peor enemigo de la reforma se le combate con la mano de la verdad y el conocimiento.