Odio permite al “Charro de Oro” entrar en iTunes (podcasts)

Sebastien de la Cruz celebra este martes que sus temas finalmente podrán ser adquiridos a través de la mayor tienda de venta de música digital

Stacey y Juan de la Cruz junto a su "Charro de Oro", Sebastien.
Stacey y Juan de la Cruz junto a su "Charro de Oro", Sebastien.
Foto: ImpreMedia / Gerardo Romo

Este martes, el más pequeño de los intérpretes llamados “Charro de Oro”, Sebastien de la Cruz, está que se ríe solo porque finalmente podrá ver sus producciones en iTunes, la mayor tienda de venta de música digital.

It’s just super amazing (es super maravilloso)” dijo Sebastien al fotoperiodista Gerardo Romo, de ImpreMedia. El “Charro de Oro” interpreta muy bien y “con mucho corazón” los temas en español que han hecho famosos los mariachis, pero no habla el idioma de sus bisabuelos.

iTunes it’s very big now, so that shows how much I have accomplished. It’s from the heart (iTunes es muy grande en estos tiempos, por lo que -estar ahí- da muestras de lo mucho que he alcanzado. Es de corazón)”, expresó sonreido tras haber participado este sábado en el Festival del Mariachi de Brooklyn.

Sebastien de la Cruz, que desde los 5 años lleva cantando y buscando la oportunidad de ser reconocido a nivel mundial por su talento, saboreó la fama a nivel internacional la semana pasada, tras haber sido objeto de burlas durante su interpretación del himno de los Estados Unidos en uno de los juegos de la serie final de la NBA, entre los Spurs de San Antonio y los Heat de Miami.

De acuerdo con su padre, Juan de la Cruz, su “Charro de oro”, hoy de 11 años, lleva cantando el himno de los Estados Unidos hace bastante tiempo en distintas actividades. Sin embargo, esta fue la primera vez que lo hizo para un evento de la NBA, transmitido a nivel internacional. “Cuando preguntamos, nos dijeron que podía ir vestido como quisiera”, dijo el veterano del Navy De la Cruz, antes de añadir que Sebastien quiso vestir como le gusta, de mariachi.

Ese atuendo lo prefiere desde sus cuatro años, cuando según cuenta su padre, le dijo “‘daddy, yo quiero ser un ‘mexican cowboy’… y yo le dije ‘no hijo mío, se dice mariachi” contó De la Cruz.

Con esa vestimenta ha cantando en plazas, certámenes, conciertos, televisión -en el programa “America’s Got Talent”- sin problema alguno. Hasta el pasado martes, cuando interpretó el himno nacional de los Estados Unidos en el juego de la NBA y las redes sociales se inundaron de comentarios de supuestos estadounidenses indignados porque un “mexicano ilegal” tuviera ese privilegio.

Entre la ráfaga de insultos, tuiteros lo tildaron de “frijolero”, “mojado”, “ilegal”, un usuario identificado como “Riley” apostó a que Sebastien había saltado la muralla en la frontera con tal de interpretar el himno y otros utilizaron los “hashtag” #yournotamerican #gohome para despreciarlo sin saber que el “Charro de Oro” nació en San Antonio, de padres americanos también, todos de ascendencia mexicana.

El ataque fue tan despiadado que a nivel internacional se formó una ola de indignación contra el racismo que arropó de apoyo a Sebastien, a quien los ataques no le molestaron porque “la gente que criticó es porque no les gustan los mariachis”.

Precisamente esa ha sido la “defensa” de muchos de los atacantes. Alegan que se referían al vestido de mariachi y que de igual forma se hubiesen expresado si la persona que interpretaba el himno lo hacía con un turbante, con una flecha en la nariz o con unos grandes suecos. Al parecer, a estos críticos se les olvida que Estados Unidos es una nación compuesta de inmigrantes y que no hay que ser chino para utilizar un kimono a diario.

En un mundo ideal, sería preferible que nadie hable mal de otros, pero consciente del valor de la libertad de expresión, Sebastien dijo que cada cual puede decir lo que sienta, pero recomendó a los ciudadanos que “before you say something about someone, you should check out the facts (antes de decir algo sobre alguien, revisa la información”.

Y en cuanto a él, todo lo ocurrido quedó en el pasado. “I just want to focus on the future, more than the past (quiero enfocarme en el futuro, más que en el pasado).”

De hecho, su padre Juan dijo que el mismo día en que estallaron los ataques él llamó en dos ocasiones a Sebastien, pero supo que todo estaba bien cuando el “Charro de Oro” le replicó: “Daddy, ya deja de llamar. Déjame jugar el XBox”. Una respuesta similar ofreció a su madre, Stacy de la Cruz. “Me dijo, ‘mami, no me preguntes de eso, que yo no ando pensado en eso'”.

Su mente está en sus próximos proyectos, los cuales cuida y examina con recelo junto a su familia. Mientras tanto, el “Charro de Oro” ofrece su música a través de internet, en diversas presentaciones y continúa en la lucha por demostrar que la música de mariachis “no es nada más para cantinas y restaurantes”.

Además, se plantea sorprender al mundo cantando pop, rock y hasta jazz, siempre vestido de charro.

Tiempo tiene de sobra.