Caso de bullying conmociona a escuela en México (video)

"Pégale, tú eres hombre", se escucha en una grabación que hoy circula en Youtube como un caso más de acoso escolar conocido también como bullying, ocurrido en una escuela en México
Caso de bullying conmociona a escuela en México (video)
El 'Chona', un estudiante de sexto grado, casi ahorca a una compañera durante una pelea en el salón de clases.
Foto: Imagen tomada de video

MÉXICO, D.F.— Johanna se defiende. Durante unos siete minutos da manotazos, empujones, hala cabellos y encaja las uñas para enfrentar al ‘Chona’, un compañero de sexto grado de primaria que se burla de su acento tapatío y que al final de esta pelea la dejará inconsciente por asfixia.

Pero ahora ella tiene la superioridad física de la pre-adolescencia, esa etapa en que las mujeres son más altas que los varones, y asesta pesados golpes a su oponente, aunque tiene en contra una porra masculina que alebresta el salón de clases de la escuela José María Morelos en Hermosillo, Sonora (norte).

“Pégale, tú eres hombre”, se escucha en una grabación que realizó con un celular Ariel, el niño a quienes las autoridades acusan de atizar el zafarrancho que hoy circula en Youtube como un caso más de la creciente problemática de acoso escolar conocido también como bullying.

En México, cada año hay alrededor de tres millones de reportes oficiales y poco más de 5,000 suicidios de jóvenes de entre 10 y 14 años, derivados de insultos, apodos, sobrenombres, golpes, agresiones directas, robos, amenazas, exclusión o aislamiento social.

“El bullying no es un juego de niños sino el principio de la violencia”, describe el senador Mario Delgado, quien impulsa un proyecto de ley en el Senado. Al parecer, Ariel quería un show. Su pequeño brazo entra y sale del cuadro de filmación para empujar por la espalda al ‘Chona’ cada vez que éste retrocede para sortear las embestidas de Johanna.

“Pégale, Pégale”, dicen unos niños. Otros, toman un garrafón de agua y se lo pasan al peleador, quien duda en usarlo como arma. Mejor recula y sale del salón, perseguido por el chico del celular que ordena frente al grifo el patio. “Regrésate y ponle un cachetadón”.

‘Chona’ se echa agua en la cara y va directo al aula. Toma a Johanna por sorpresa, rodea su cuello con el abrazo y aprieta tan fuerte que la niña queda inconsciente, sentada en la butaca, con el cuerpo doblado desde la cintura hacia el piso.

El agresor sale del lugar. Adentro, las niñas intentan reincorporar a la víctima echando aire sobre la cara con algunos cuadernos. Afuera, Ariel enfoca muy de cerca al rostro del Chona y pregunta: ¿Cómo fue esa pelea? “Fue chida”, responde el otro.

Un coro de risas infantiles es el telón de fondo del fin de la riña que de principio al fin transcurre bajo la ley del más fuerte, sin profesores ni adultos. Todos ellos se enteran cuando el video ya está en boca de todos.

Entonces, el director de la escuela suspende por unos días al autor del video, la madre de la niña anuncia que regresará con su familia a Jalisco, desde donde emigraron, y la Secretaría de Educación Pública promete, otra vez, combatir el bullying.