Huele a ‘pichón’

España podría lograr goleada histórica ante Tahití
Huele a ‘pichón’
Andrés Iniesta (izq), Xavi Hernández y Álvaro Arbeloa durante el entrenamiento de ayer de España.
Foto: EFE

RÍO DE JANEIRO (EFE).— La selección española, que asombró con su futbol en su estreno en la Copa Confederaciones, busca las semifinales y una goleada histórica ante Tahití, un grupo de jugadores amateur que está disfrutando de la aventura de disputar su primera competición internacional.

Habrá pocos partidos de mayor desigualdad en el mundo del futbol.

España, campeona del mundo y de Europa, mide fuerzas ante la selección 125 del ránking de la FIFA, una debutante que solo tiene entre sus jugadores a un profesional, el delantero Marama Vahirua.

Los internacionales españoles disfrutarán de jugar en Maracaná, estadio mítico donde desean dejar una exhibición de un estilo.

Las sensaciones que dejó la selección española en el primer paso de su nuevo reto, conseguir el único título que le falta por ganar, no pudieron ser más positivas.

Ante Uruguay dejó el mejor futbol de la era Del Bosque, sumado a momentos puntuales como la final de la Eurocopa 2012 ante Italia.

Sin embargo, no cerró el partido pudiendo golear y una acción a balón parado provocó un final de tensión.

Para este encuentro, del Bosque dará la oportunidad de jugar a los futbolistas que comenzaron la competición como suplentes.

El único que repetirá será Sergio Ramos, que portará el brazalete de capitán.

Tahití vive un sueño que no quiere que acabe en pesadilla.

Los de la Confederación de Oceanía están conscientes de que además de ser la cenicienta del torneo, no tiene el nivel futbolístico de sus rivales.

Por eso, su seleccionador Eddy Etaeta, no marca como objetivo puntuar si no evitar una goleada histórica.

En Tahití se da un caso único en el futbol. Entre los internacionales hay una saga, los Terau, formada por tres hermanos; Jonathan, Lorenzo y Alvin, y un primo, Teaoni.

La selección española buscará hoy una goleada histórica ante Tahití en la Copa Confederaciones para tratar de establecer una nueva s marca.

La enorme diferencia entre España y Tahití invita a los internacionales ibéricos a intentar conseguir inscribir sus nombres en un nuevo récord.

España, actual campeona del mundo y dos veces de Europa, tiene un 13-0 a Bulgaria en 1933 como su mayor goleada, junto al 12-1 a Malta en 1983, el mejor resultado en un partido oficial.

En la corta historia de la Copa Confederaciones, las mayores goleadas son de Brasil. Venció por 6-0 a Australia en la final de 1997 y 8-2 a Arabia Saudíta en 1999.

España ha conseguido en cuatro ocasiones un 9-0, siempre en partidos clasificatorios a una Eurocopa, ante Portugal, Albania, Austria y San Marino.

Su mayor goleada en la fase final de una competición fue en los Juegos Olímpicos de Amsterdam en 1928, cuando ganó por 7-1 a México.