Tome nota: conozca los síntomas de las adicciones

Es muy importante reconocer cuando la enfermedad de la adicción está en casa.
Tome nota: conozca los síntomas de las adicciones
La mariguana es una de las drogas más populares.
Foto: Archivo

Cuántas veces hemos escuchado a un amigo, un vecino o un conocido afirmar “lo fácil” que es dejar el alcohol, suprimir el hábito de fumar o abandonar cualquier otra droga; sin embargo, esto no es sencillo. Las drogas son sustancias químicas que modifican la percepción, las emociones o el estado de ánimo; su uso continuo puede ser motivo de abuso o adicción.

Es frecuente que una mujer o un hombre experimenten el consumo de drogas por curiosidad o por obtener una sensación de bienestar, pues actúa en el sistema nervioso central, en las áreas y estructuras relacionadas con el placer y la gratificación.

La psiquiatra Alma García Alcaraz, especialista del Centro de Integración Juvenil Benito Juárez, señala que las sustancias producen un aumento “anormal” en la liberación de dopamina, un neurotransmisor que regula la motivación y el placer. “Cuando se consume una droga se genera un deseo muy intenso, el cual puede ser cinco veces superior a los estímulos que nos causan sensaciones placenteras como las relaciones sexuales o comer. Otras, en cambio, nos relajan en exceso causando estados de somnolencia o alucinaciones.”

La especialista remarca que si una persona usa drogas con cierta periodicidad va a sufrir cambios cerebrales profundos, por lo que la capacidad de respuesta a los efectos de la sustancia se reducirá; esa sensación agradable se convertirá en molestia o ansiedad y, debido a ello, la persona necesitará cada vez más droga para alcanzar los efectos que obtuvo en una primera instancia.

De acuerdo con el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, la adicción se diagnostica cuando hay un deterioro clínicamente significativo que se expresa con los siguientes síntomas: tolerancia, necesidad de consumir cantidades crecientes para obtener el efecto deseado; síndrome de abstinencia, deseo de adquirir la sustancia para aliviar los efectos negativos por no usarla; consumo mayor a lo planeado; disminución de otras actividades; intentos infructuosos por reducir o cortar el consumo, y continuar tomando la sustancia a pesar de tener conciencia del daño que provoca.

En casos más severos, continúa la psiquiatra Alcaraz, la ausencia de la sustancia en un individuo consumidor se manifiesta a través de cambios fisiológicos notorios como sudor, palpitaciones, sensación de vacío en el estómago, ganas de vomitar y deseo incontrolable de drogarse. Eso sin mencionar que las actividades sociales y familiares se desplazan para dar prioridad a la búsqueda de la droga.

Explica que los adolescentes corren mayor riesgo de desarrollar una adicción o dependencia al momento de consumir drogas, pues su cerebro aún no se desarrolla completamente, en especial la región prefrontal, que controla los impulsos y regula las emociones. “Para los más jóvenes es más difícil controlar el abuso de sustancias que para los adultos”.

Por tal motivo, recomienda a los adolescentes y los adultos obtener información adecuada acerca del efecto de las drogas, pues muchos basan sus decisiones en mitos, sin conocer las consecuencias que pueden ocasionar en el organismo a nivel físico y mental.

Tanto padres como hijos deben apoyarse en profesionales, o bien, acudir a organismos como Centros de Integración Juvenil para obtener información y así tomar una decisión sobre el tema. “Dejar de consumir drogas no es nada fácil, depende de qué tan avanzada esté la adicción: con los primeros usos podría ser relativamente fácil dejarlas, pero cuando no se puede controlar será necesaria la intervención de un especialista.”

*Dirección de Prevención, Centros de Integración Juvenil

Colaboración de Fundación Teletón México

“El autoconocimiento frena la soberbía”

Bojorge@teleton.org.mx