5 tips para frenar el enojo y el estrés

Una cosa lleva a la otra. Aprenda a manejar las situaciones difíciles sin alterar su salud.
5 tips para frenar el enojo y el estrés
El enojo y el estrés van de la mano.
Foto: Archivo

Sales de casa a buena hora, te subes a tu automóvil y tienes en la mente que todo será normal en tu rutina. Llegas a la avenida y está plagado de coches, nadie avanza, hay gritos y sonidos de claxon, y finalmente, comienza a llover.

Al principio no tienes mayor complicación, pues sabes que saliste con anticipación, sin embargo, al avanzar poco a poco los minutos, comienzas a sentir un estado de desesperación y por ende, se lleva a cabo una transformación en ti, a una imitación del “demonio de Tasmania”, que incluso te hace ser parte de aquellos ruidos. ¿Se te hace conocida esta historia?

Miles de personas que habitan en la ciudad, pueden ser las protagonistas de éste relato. Estas situaciones, donde se acumula una gran cantidad de estrés y enojo pueden causarte problemas serios, tanto de salud como psicológicos y sociales, por eso, ¡aprende a manejar tu enojo!

Para Maria Magdalena Egozcue autora del libro: Primeros auxilios psicológicos, de Editorial Paidós, hay dos formas en las que el enfado tiende a presentarse, para resolver o para destruir, y existen cuatro maneras distintas de reaccionar cuando nos sentimos enojados o con un gran nivel de estrés:

1. Expresión del coraje.

2. Suprimirlo conscientemente.

3. Reprimirlo inconscientemente.

4. Reflexionar serenamente.

Cuando expresamos nuestro coraje, es cuando se presentan las circunstancias de agresión, ya sea verbal o física a la persona que nos ofendió, además por lo regular también le “negamos o retiramos” algún beneficio que recibía de nosotros dicha persona, por ejemplo, cuando pensábamos cederle el paso y por sus malos modos dejamos de hacerlo, o en algunos casos, lo que se traduce en nuestra venganza.

Así mismo, cuando estamos en un estado de frustración y enfado, pasa algo, según la autora, llamado agresión desplazada, y se presenta en los casos en que nos quedamos callados del suceso que nos alteró y lo descargamos (el famoso desquite) con otra persona que no tiene culpa alguna de lo ocurrido.

Es importante señalar, que no todos actúan de manera agresiva, algunos discuten el hecho causante de la molestia y no muestran hostilidad alguna.

En el caso de suprimir el enojo conscientemente, la psicoterapeuta comenta que se lleva a cabo cuando el sujeto, con un estrés elevado, es consciente de que inhibirá aquel sentimiento, justamente lo contrario a reprimirlo, lo cual, es un proceso que no se recomienda, pues aquel enfado podría causar problemas nerviosos o contrariedades con los que te rodean.

Lo más importante en una situación de estrés, en específico cuando nos encontramos en algún embotellamiento vial, es recobrar nuevamente el equilibrio emocional, lo cual, nos ayudará a encontrar soluciones a corto y largo plazo del problema, además de corregir las injusticias y planear medidas preventivas que podamos aplicar en ocasiones futuras.

Por eso, ¡busca ese equilibrio!, para ello te dejamos los siguientes tips:

• Antes de actuar a nuestro beneficio, es necesario hacernos preguntas como: ¿En realidad estoy enojado?, ¿Con quién estoy enojado?, ¿Qué gano con reaccionar agresivamente?

• Hablar directamente con la persona causante del enojo sin ser hostil. La mayoría de ocasiones, al ir en el tráfico nos hacemos de palabras con alguno que quiso rebasar o que golpeó tu coche de manera arribista, y nos molesta, sólo nos dirigimos a él o ella sin pensar que puede estar en la mismo dilema que nosotros, y comenzamos a gritar u ofender, lo cual sólo causa que incremente el estrés y que, posiblemente, llegue a haber agresión.

• Si estamos en un caso de alteración extrema, un tip importante es hablar con alguna persona que no esté involucrada en el lio. Si tenemos una cita muy importante, es recomendable ponernos en contacto con la persona, explicarle la situación y acordar una solución, ya sea recorrerla de horario o, en caso extremo, cancelarla.

• Pongámonos en el lugar de la otra persona. Si tenemos un altercado con otro conductor, seamos empáticos y tratemos de asumir la responsabilidad que nos toca.

• Evitemos tocar la bocina. Esto con el objetivo de no comenzar con una cadena ruido que después sea contraproducente, además, en momentos de furia, de igual forma es recomendable ventilar nuestro coche lo más que sea posible.

Evitar la violencia física o emocional es el objetivo primordial de controlar el enojo, además de los problemas que nos puedan ocasionar. Poner en orden nuestras ideas y recordar que alguien nos espera en casa es indispensable para canalizar la energía negativa. ¡No tienes porque poner en riesgo tu integridad ni la de tu familia! Por eso, piensa antes de actuar.

http://www.sermexico.org.mx

bojorge@teleton.org.mx

Alrededor de la web