Familia de LA podrá repatriar a padre fallecido a Honduras

La familia de Walter Iván Santos, quien murió atropellado por un sujeto que conducía drogado el pasado 11 de enero en Sun Valley, ya ha logrado recolectar $1,000
Familia de LA podrá repatriar a padre fallecido a Honduras
Jonathan y su familia estuvieron en el programa matutino 'El vacilón del Madril', recibiendo ayuda.
Foto: La Opinión - Yurina Melara

Gracias a la colaboración económica de la comunidad, Jonathan Cruz y su mamá María, han logrado recolectar $1,000 de los $2,200 que necesitan para repatriar el cuerpo de su padre Walter Iván Santos a Honduras.

Jonathan y su madre María, así como los hermanitos Noemí, de 2 años e Iván, de 6, estuvieron ayer en el programa matutino ‘El vacilón del Madril’, de la Radio La Raza.

Para introducir a Jonathan, el locutor Ricardo Sánchez, conocido popularmente como El Mandril, leyó la noticia que publicó La Opinión en la portada del miércoles. Después de unos minutos de comentar el trágico final de Santos, El Mandril abrió los micrófonos para que las personas opinaran y demostrar su solidaridad con esta familia que se quedó repentinamente sin el sostén de la casa.

El primero en solidarizarse con ellos fue El Mandril, quien les prometió $300 por parte de su fundación. Desde ese momento las líneas teléfonicas se abarrotaron de personas que prometían depositar diferentes cantidades de dinero. Al final de la tarde, la cuenta de banco de Jonathan tenía aproximadamente mil dólares.

“No tengo forma de agradecer el apoyo que nos han dado personas desconocidas”, dijo con humildad el joven quien hace dos semanas se graduó de James Monroe High School y que actualmente está tomando clases en Pierce College.

La vida de Jonathan, su madre y sus dos hermanitos de 2 y 6 años está ahora en el limbo después de que un sujeto que conducía supuestamente drogado, atropelló a Santos el pasado 11 de enero, en Sun Valley, quitándole la vida.

Según testigos, Santos se ataba los zapatos entre la cuneta y la parte trasera de su vehículo estacionado, cuando quedó atrapado entre ambos vehículos y murió casi al instante.

“Esto sucedió alrededor de las 6:10 de la mañana; un compañero de él me llamó para decirme que mi marido estaba muerto y que el impacto fue tan fuerte que le cortó la pierna”, comentó María ya sin lágrimas, pero con los ojos hinchados de tanto llorar.

Jonathan comenzará a trabajar la próxima semana en una tienda de ’99 centavos’, pero aún no sabe cómo seguirá estudiando o cómo hará su familia para pagar la renta del próximo mes.

A pesar de los múltiples intentos de conseguir ayuda del Consulado de Honduras, y de la unidad de protección de víctimas de Los Ángeles, hasta ayer por la tarde, aún no había concretado nada.

“Es una vergüenza que el consulado no nos ayuda en nada”, dijo María.

“Lo único que nos queda es salir adelante”, agregó Jonathan, quien quiere estudiar enfermería.

Las personas que deseen ayudar lo pueden hacer depositando en la cuenta del banco Chase número 206627783.