Ayude a su hijo a dar el próximo paso

Impulse la carrera académica de su hijo con estos prácticos consejos.

Guía de Regalos

Ayude a su hijo a dar el próximo paso
El respaldo paterno facilita la transición a la nueva etapa escolar o laboral.
Foto: STATEPOINT

La transición de la escuela secundaria a la siguiente etapa de la vida puede ser una época emocionante para los jóvenes, pero también puede ser un tiempo lleno de incertidumbre.

Ya sea que estén camino a la universidad, entrando en la fuerza de trabajo o emprendiendo otra gran aventura, es posible que necesite un apoyo emocional adicional.

Los expertos dicen que los padres pueden desempeñar un papel importante para garantizar que la transición sea un éxito.

“Siempre que su hijo esté pasando por un cambio de vida de gran importancia, es importante tener en cuenta su salud mental y su bienestar general”, dijo el Dr. Thomas McInerny, presidente de la American Academy of Pediatrics (AAP).

Con esto en mente, la AAP ofrece los siguientes consejos para los padres y los jóvenes que están navegando a través de este importante momento de la vida:

Si su hijo va a ir a la universidad, asegúrese de que él o ella estén familiarizados con los servicios de apoyo a la salud en el campus.

Si su hijo tiene un diagnóstico de salud mental, tal como TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) o depresión, recuerde preguntar al personal de la universidad qué tipo de información médica van a necesitar relativa a su hijo y cómo organizar las repeticiones de las recetas, de ser necesario. Hable con la universidad sobre alojamiento especial y adaptaciones académicas, si fueran necesarios.

Comuníquese con el pediatra de su hijo, que puede ser una buena fuente de consejos. Además de garantizar que su graduado haya recibido todas las vacunas y otros cuidados preventivos de salud recomendados para su etapa de la vida, el pediatra puede también ayudarle a preparar el camino para la salud mental y emocional continuada de su adulto joven.

Una vez que su hijo se haya ajustado a su nueva rutina, manténgase en contacto estrecho e intente hacer lecturas frecuentes acerca de cómo le está yendo académica y socialmente. Aunque no puede ponerse de guardia fuera de la habitación del dormitorio compartido, puede seguir ofreciendo apoyo a distancia.

¿Su hijo va a entrar en la fuerza de trabajo? Incluso si él o ella se quedan en casa durante un tiempo, la vida aún cambiará dramáticamente. Asegúrese de darle a su hijo o hija espacio extra como adulto joven, pero ofrézcale ayuda para navegar por sus nuevas responsabilidades, como el pago de facturas y administrar las responsabilidades de salud.

Una vez que un adolescente se gradúa y sale de casa, el alcohol, las drogas y la actividad sexual pueden volverse mucho más accesibles. Sigan manteniendo conversaciones sobre las presiones de los compañeros, las buenas decisiones y las consecuencias.

Como siempre, manténganse conectados y en sintonía con los signos de advertencia de la depresión y otros problemas de salud mental. Esté atento a las “alertas rojas”, como dormir excesivamente, demasiado mal humor, preocupaciones obsesivas con la imagen corporal y cambios en la personalidad.

Cuando sea el momento de “graduarse” a un médico de adultos, el pediatra puede disponer la transición al cuidado de un proveedor de atención médica para adultos.

Puede encontrar más información sobre la salud mental y los niños en www.HealthyChildren.org.