España y Uruguay van a semifinales

Guía de Regalos

España y Uruguay  van a semifinales
Abel Hernández marcó cuatro de los goles de Uruguay ante Tahití.
Foto: ap

Fortaleza, Brasil/EFE — Las selecciones de España y Uruguay ratificaron su favoritismo en la última fecha del grupo B de la Copa Confederaciones y avanzaron a las semifinales a expensas de Nigeria, que decepcionó por sus resultados, y la frágil Tahití, que encajó 24 goles.

En las semifinales España se las verá con Italia y Uruguay chocará con Brasil.

España no tuvo mayores problemas para golear en Fortaleza por 0-3 a Nigeria, el campeón africano que en sus tres partidos tuvo chispazos de buen fútbol, pero no pudo mantener la regularidad mostrada en otras competencias.

El defensa Jordi Alba, en dos oportunidades, y Fernando Torres, que sin afianzarse como titular lidera la clasificación de goleadores con cinco, convirtieron para España, que cerró con una campaña perfecta de nueve puntos, 15 goles a favor y uno en contra.

Nigeria había vencido por 6-1 a Tahití en su primer partido y luego cayó 1-2 ante Uruguay, mientras que España superó por 1-2 a los uruguayos y vapuleó por 10-0 a los tahitianos.

Los españoles se enfrentarán el jueves en una de la semifinales a Italia, segunda del grupo A, en el estadio Castelao, de Fortaleza.

Uruguay, por su parte, no tuvo mayores complicaciones para imponerse por 8-0 a la selección de Tahití, campeón de Oceanía, pero integrada por jugadores en su mayoría aficionados.

El delantero Abel Hernández, en su primer partido en el torneo, convirtió la mitad de los ocho tantos, mientras que Diego Pérez, Nicolás Lodeiro y Luis Suárez, en dos oportunidades, sellaron el triunfo de la Celeste.

Tahití, el campeón oceánico, a pesar de recibir 24 goles y de anotar apenas uno, cautivó a la hinchada brasileña, que siempre le apoyó y no dejó de darle aliento, incluso con las abultadas goleadas.

El seleccionado celeste jugará el miércoles la otra semifinal contra Brasil, primero del grupo A, en la ciudad de Belo Horizonte.

El seleccionador de fútbol de Uruguay, Oscar Washington Tabárez, afirmó que los Celestes ya lograron el primer objetivo que se plantearon en la Copa Confederaciones al ganar su pasaje a las semifinales.

“Ganamos y estamos muy satisfechos porque logramos el objetivo de quedarnos hasta el final del torneo”, dijo el entrenador Celeste en la conferencia de prensa posterior a la victoria por 8-0 frente a Tahití.

“Sucedió lo más probable. Nada es imposible en el fútbol, pero ocurrió lo que pensamos”, agregó el técnico en referencia a la victoria clara de su equipo y el triunfo de España por 3-0 frente a Nigeria.

A pesar de que necesitaba la victoria, Tabárez reservó a todos sus titulares pensando en las semifinales y en el choque contra Brasil del próximo día 26.

“Si jugaban era más complicada la recuperación y por eso decidimos darle descanso. Decidimos arriesgar pero las cosas salieron muy bien”, dijo en relación a la amplia victoria de sus dirigidos.

“Ahora tenemos dos oportunidades para defender la imagen de la selección y vamos a buscar un resultado positivo, aún reconociendo la capacidad de Brasil”, dijo.

“Brasil es un gran equipo y juega en casa” pero la actual plantilla uruguaya “ya sabe” lo que es enfrentar a equipos organizadores de torneos y “complicarlos” dijo Tabárez, al recordar la victoria contra Sudáfrica en el Mundial de 2010.

Andrés Iniesta, centrocampista de la selección española, declaró, tras vencer a Nigeria 3-0, que “nunca” hay que tener miedo a Italia, rival de La Roja el próximo jueves en Fortaleza en las semifinales de la Copa Confederaciones.

“Será una bonita semifinal, vamos a ver quién es el afortunado que pasa. No hay más que hablar. Miedo no. Nunca hay que tener miedo a Italia y menos ahora. Hay que darle mucho valor a volver a estar en semis. Tenemos delante a una grandísima Italia a la que no hay que subestimar. Estamos a un paso de la final”, dijo a Tele Cinco.

Asimismo, reconoció que España dejó ante Nigeria muchos espacios que el conjunto africano “aprovechó muy bien” y recordó que nadie dijo al principio “que sería fácil” ganarlo.