La obesidad como enfermedad

Guía de Regalos

Cuando la Asociación Médica Americana declaró recientemente a la obesidad como una enfermedad, colocó la atención pública en una situación que no se cura con una medicina ni tiene un virus de contagio, pero no por eso es menos peligroso.

La decisión de la AMA coloca al sobrepeso, un problema que afecta a un tercio de la población, en una categoría que impide ser ignorado por un médico, de la misma manera que el galeno está obligado a tratar las distintas condiciones médicas de un paciente. De la misma manera, esa atención debería estar adecuadamente cubierta por un seguro médico como cualquier otro problema de salud.

No cabe duda de que el peso excesivo conduce a enfermedades muy serias como la diabetes, los problemas cardíacos y hasta ciertos tipos de cáncer.

El desafío es reconocer la gran cantidad de elementos en juego que conducen a la obesidad. Esta la mala nutrición como cuestión cultural, de costumbre y económica, la falta de ejercicio tanto en niños como adultos y lo ligado al metabolismo y a la genética. En la mayoría de los casos es una combinación de factores.

El reto es complejo pero es m uy necesario enfrentarlo, tanto por el sufrimiento humano y la pérdida de calidad de vida a la que eventualmente lleva, como por el costo económico del tratamiento de las enfermedades asociadas y por el impacto negativo en la productividad nacional.

La comunidad latina conoce muy de cerca los efectos de la obesidad, las amputaciones de extremidades debido a la diabetes es una dolorosa realidad que no debe estar en el futuro de nuestros niños.

La decisión de la AMA de declarar a la obesidad como una enfermedad es un llamado colectivo a la sociedad a buscar una manera integral de colocar al alcance mejores opciones, alimenticias, dar una justa valoración al ejercicio y tener la atención preventiva y médica necesaria.