Pedro Almodóvar regresa a la comedia con ‘I’m so Excited’

Pedro Almodóvar rinde tributo a los años 80 con 'I'm So Excited'

Guía de Regalos

Pedro Almodóvar regresa a la comedia con ‘I’m so Excited’
Pedro Almodóvar (izq.) y los actores de su nuevo filme, Blanca Suárez y Miguel Silvestre en LA.
Foto: AP

Drama, suspenso, sexo y algo de humor son temas comunes en las más recientes películas de Pedro Almodóvar.

Ahora el galardonado director español intenta hacer reír a la gente con una abiertamente declarada comedia que tenía guardada en el baúl y que hecha a volar en su nuevo filme, Los amantes pasajeros, titulada entre nosotros I’m So Excited. Y claro, en la que no podía faltar el sexo.

En realidad Almodóvar no es un extraño al género cómico. Varias de sus películas de la década de los 80 y 90 tienen la clara intención de divertir al público, como Laberinto de pasiones, ¡Átame! y Mujeres al borde de un ataque de nervios. Y su sentido humorístico se cuela a otras cintas, incluso serias como Volver.

Pero Los amantes pasajeros, que se estrena este viernes, marca un retorno al humor ligero que caracteriza sus comedias de hace décadas. Almodóvar lo logra ayudado por la actuación de Javier Cámara, Carlos Areces y Raúl Arévalo como tres extravagantes sobrecargos gays.

Un avión despega del aeropuerto español de Barajas en circunstancias algo peligrosas debido al descuido de empleados enfrascados en conversaciones personales y el pájaro metálico se ver forzado inmediatamente a volar en círculos en espera de un lugar seguro para aterrizar.

Mientras tanto, el trío de sobrecargos tiene la responsabilidad de distraer y entretener a los pasajeros para evitar el pánico. Usan todo el arsenal del que disponen: somníferos para la mayoría de los incautos viajeros y una exagerada y divertida actuación musical para quienes permanecen despiertos.

El trinomio se toma muy en serio su interpretación del éxito norteamericano de las Pointer Sisters, que le da el título en inglés al filme.

El reparto incluye a Antonio Banderas y Penélope Cruz en papeles secundarios, y a otros habituales en la cintas de Almodóvar, como Cecilia Roth y Lola Dueñas, y Blanca López, quien regresa tras su actuación en La piel que habito.

Curiosamente la comedia empezó como un serio drama sobre un padre, un financiero corrupto en la fuga, que quería despedirse de su esposa e hija, dice Almodóvar.

Pero luego aparecieron escenas cómicas que, a final de cuentas, después de revisiones y varios años, impusieron la risa como objetivo. Otros personajes destacados son una síquica deseosa de perder su virginidad, una pareja de recién casados, una exestrella de cine porno y un matón a sueldo.

“Mi hermano Agustín, quien lee todo lo que escribo, me dijo que una comedia sería algo bueno para España y nuestra compañía [El Deseo]” cuando el país está en crisis, dijo el director.

Almodóvar sabe que el cambio de tono y temática serán obvios para sus fanáticos y la crítica. Sin embargo, explica que tuvo varios motivos para hacerlo, algunos muy personales y otros muy serios.

“Estoy consciente de que es casi un filme opuesto a La piel que habito, Los abrazos rotos y Volver, pero no batallé mucho”, afirma el director en una reunión reciente con los medios latinos locales en un hotel de Beverly Hills. “Es más como un homenaje a los años 80, cuando empecé a hacer cine. Y también pienso que quería revivir mi juventud. Y para recuperar aquella explosión de libertad que vivimos en España y Madrid después de que murió [el dictador Francisco] Franco y que llega la democracia”.

Sin embargo los críticos lo tienen sin cuidado.

“No leo reseñas desde mis últimas tres películas”, dice y se ríe. “Y vivo mejor…”

Pero la audiencia es otra cosa.

“Mi sueño es que la gente vaya a ver” a Los amantes pasajeros varias veces para que comprendan todos los subtextos que se exploran, dice Almodóvar.

“Una comedia no debe de ser broma tras broma tras broma”, declara el cineasta ganador del premio Oscar al Mejor Guión por Hable con ella y quien hace notar que el tema de la crisis financiera y económica española está presente en su nueva película.

“Es muy cómica y entretenida para la audiencia americana, una audiencia que no está muy informada o preocupada por la sociedad española y los problemas sociales que actualmente tenemos en nuestro país”, dice Almodóvar. España, al igual que el avión de Los amantes pasajeros que da vueltas y vueltas en medio de una crisis, y no sabe cómo ni dónde va a aterrizar, agrega el director. “Este filme es una metáfora de todo eso”.