El histórico capitán Hong Myung-bo dirigirá a Corea del Sur en Brasil 2014

El exjugador de fútbol Hong Myung-bo, capitán de la histórica selección de Corea del Sur en el Mundial de 2002 y toda una leyenda en el país asiático, fue nombrado hoy entrenador del equipo nacional surcoreano de cara al Mundial de Brasil 2014.
El histórico capitán Hong Myung-bo dirigirá a Corea del Sur en Brasil 2014
El en entrenador Hong Myung Bo. EFE/Archivo

Seúl, 24 jun (EFE).- El exjugador de fútbol Hong Myung-bo, capitán de la histórica selección de Corea del Sur en el Mundial de 2002 y toda una leyenda en el país asiático, fue nombrado hoy entrenador del equipo nacional surcoreano de cara al Mundial de Brasil 2014.

El técnico, de 44 años, recibió hoy la confirmación oficial de la Asociación de Fútbol de Corea (KFA por sus siglas en inglés).

La KFA también aceptó la dimisión del hasta hoy técnico, Choi Kang-hee, que se había comprometido a dirigir al equipo durante la fase de clasificación, concluida el pasado miércoles con una derrota ante Irán por 1-0 pero que no impidió el pase directo de Corea del Sur a Brasil 2014.

En su corta carrera como entrenador, Hong Myung-bo cuenta en su haber con el bronce en Londres 2012 al frente de la selección sub-23, toda una hazaña que supuso la primera medalla olímpica en fútbol para Corea del Sur.

Dos años antes, el equipo surcoreano sub-23 también había alcanzado el bronce en los Juegos Asiáticos de Guangzhou 2010 con Hong como entrenador.

Sin embargo, es la trayectoria como futbolista de Hong Myung-bo la que lo ha convertido en toda una leyenda en Corea del Sur, al haber disputado un total de 136 partidos oficiales con la selección y convertirse el primer asiático en disputar cuatro Copas del Mundo desde 1990 hasta 2002.

En el último Mundial que disputó, el de Corea-Japón 2002, este defensa actuó como capitán del equipo y en cuartos de final marcó el penalti decisivo que sirvió a Corea del Sur para eliminar a España.

Aquella Corea del Sur dirigida por Guus Hiddink hizo historia al ser hasta hoy la primera de un país asiático en alcanzar una semifinal de la Copa del Mundo.