Fiesta sin smog

Angelinos disfrutan de otro domingo en calles libres de autos durante CicLAvia
Fiesta sin smog
Miles participaron en CicLAvia. La meta del evento es promover la salud de los angelinos y alternativa al uso del automóvil.
Foto: La Opinión - J. Emilio Flores

Una vez más CicLAvia, el evento para ciclistas, caminantes y patinadores convocó a miles de angelinos que el domingo pudieron disfrutar de siete horas de calles libres de autos.

Esta vez el bulevar Wilshire fue el marco del evento. Desde las 9:00 de la mañana y hasta las 4:00 de la tarde, los participanteds recorrieron la ruta desde la avenida Grand, en el centro de Los Ángeles hasta la avenida Fairfax, en la zona de Miracle Mile, donde se encuentra el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles (LACMA) y el Museo de La Brea Tar Pits, entre otros.

Los participantes fueron tan diversos como las bicicletas que conducían. CicLAvia convocó a niños, jóvenes y ancianos de todas las razas y edades. Padres con sus niños en asientos especiales, personas con discapacidades en bicicletas acondicionadas, ciclistas con disfraces, y hasta mascotas montadas a las bicicletas con sus dueños.

El evento trascurrió sin arrestos o emergencias médicas, de acuerdo con las autoridades.

Connie y Dennis Gutiérrez llegaron a Los Ángeles desde Rancho Cucamonga para participar del evento por primera vez. “Fue idea de mi esposo, él me compró la bicicleta para que podamos venir”, relató ella.

“Estamos casados hace 28 años”, confesó Dennis. “¿El secreto? Siempre buscamos actividades para hacer juntos. Vamos a bailar, a conciertos, de viaje, o a catas de vinos. Hoy elegimos andar en bicicleta y pasar el día al aire libre”, contó.

“Este es un gran evento, esperemos que el nuevo alcalde (Eric Garcetti) continúe con esta tradición. Aquellos que se quejan del cierre de las calles, es porque nunca han participado en este evento”, agregó.

María González, una de las vendedoras del parque MacArthur dijo que CicLAvia no los beneficiaba porque disminuían sus ventas. “Todos los años es lo mismo. Al no pasar los buses, tenemos menos compradores”, se lamentó.

La ruta de la séptima edición de CicLAvia fue pensada teniendo en cuenta a los caminantes, con sectores especiales para peatones al comienzo y al final del recorrido.

En Wilshire y Grand se ubicaron decenas de loncheras con mesas y sillas que vendían comidas para todos los gustos a los participantes. Durante el día también se ofrecieron clases gratis de 20 minutos de Pilates, Kick Box y Zumba para aquellos que quisieran probar.

CicLAvia comenzó en Bogotá, Colombia, en 1976. Los Ángeles tuvo su primer evento en 2010.

Dave Ductor nunca se ha perdido una CicLAvia. “Yo entiendo que es costoso y requiere mucha organización y coordinación, pero creo que deberían organizar más. Trato de usar mi bicicleta cada vez que tengo oportunidad y de manejar lo menos posible”, dice el entusiasta ciclista montaba una bicicleta especial.

“Es un modelo Pedersen. Este tipo de bicicleta se hacía en 1893, pero en Europa. Las volvieron a fabricar en los últimos años. En 1893 no había pavimento en las calles y por eso los asientos estaban montados con correas, como si fuesen hamacas para que sean más cómodos. Los guardabarros también son especiales y están hechos de bambú”, explica orgulloso.

Leonardo Sarmiento sólo asistió para mirar. Desde hace 10 años usa su bicicleta todos los días para ir a trabajar. “Voy desde el Parque MacArthur hasta la (calle) 60 y Figueroa. Hoy no participé porque ya sería demasiado”, dice.

A pesar del congestionado tráfico de Los Ángeles, Sarmiento disfruta usar bicicleta todos los días. “Sería bueno que más gente dejara el carro y usera bicicletas”, opinó.

“Siempre tengo a la bicicleta muy cerquita de mí, donde la puedo ver y nunca me la han robado. Incluso si tengo que tomar el Metro y el bus, siempre cargo con mi bicicleta”.