Tacos para todos los gustos

En el festival de Tacolandia, en Los Ángeles, hubo ilimatas variantes
Tacos para todos los gustos
El evento de comida de Tacolandia, en el Hollywood Palladium, ofreció una rica variedad de ellos que la gente se dio verdadero gusto y no les molestaba hacer largas líneas para consumirlos.
Foto: La Opinión - J. Emilio Flores

Quien diga que todos los tacos son iguales, necesita recorrer Los Ángeles y descubrir las ilimitadas variantes que hoy en día existen del plato mexicano.

Los organizadores de Tacolandia, el festival del taco que se realizó ayer en el Hollywood Palladium, conocen de las muchas variedades y por eso invitaron a 32 taqueros a compartir sus platos más populares.

“Invitamos a taqueros de Los Ángeles, Baja California y San Diego”, explicó Shelley Leopold, una de las organizadoras del evento patrocinado por L.A. Weekly.

A pesar de tratarse del primer festival, el lugar estaba lleno.

Leopold calculó que habían llegado unos 1,500 personas.

Los puestos ofrecían los tradicionales tacos mexicanos, y también variedades de conejo, pulpo, tacos fritos o asados a la parrilla, fusiones de tacos y comida japonesa, y tacos dulces, entre otros.

“Es fenomenal”, opinó Kristin García. “Viviendo en LA, ¿a quién no le gustan los tacos, no? Es la combinación perfecta, tacos de toda clase y música de Mariachi en vivo. Ojalá que el año que viene lo vuelvan a hacer”, agregó.

Jimmy Shaw, de Lotería Grill, había preparado tacos dulces, con mango y piña asada, salsa chipotle y micro-churros.

“Quisimos hacer algo diferente para traer al festival”, explicó Shaw, de la Ciudad de México.

“Nos juntamos con otros dos amigos, dos veces por semana, a ‘jugar a la cocina’ y creamos los tacos dulces, los tacos ‘bilingües’ hechos con lengua de res y lengua de puerco y los tacos ‘Tres cochinitos’, de carnitas, chicharrón y tocino”. Shaw contó que cuando comenzó a hacer tacos, 11 años atrás, las opciones eran muy limitadas.

“Finalmente la gente se está dando cuenta de que Los Ángeles es la segunda ciudad con más inmigrantes mexicanos y quieren celebrar la riqueza y variedad de la cocina mexicana”.

Areli Villegas atendía un puesto de tacos árabes de Puebla.

“En 1920 hubo una gran inmigración libanesa que llegó a Puebla y a la gente le gustó mucho cómo preparaban los tacos, con carne de borrego, y pápalo o bipicha”, explicó. La lonchera en la que Villegas trabaja está ubicada en Boyle Heights.

A un lado se encontraba la lonchera de Mariscos Jalisco. “Estamos en el mismo lugar del Este de Los Ángeles desde hace 11 años”, explicó Raúl Ortega.

Una larga línea esperaba para probar los tacos dorados de camarones.

“Un amigo que ya falleció me dio la receta que seguimos preparando desde entonces”, señaló y dijo que estos festivales eran una ventana para expandir la clientela.

“En un principio, el 95% de nuestros clientes era latino. Pero gracias a este tipo de eventos, ahora también nos conoce otro público”.

En un puesto cercano, David Padilla ofrecía tacos de Tlocalula, Oaxaca.

“Las tortillas de nuestros tacos son más grandes y en lugar de usar cebolla y cilantro, ocupamos repollo y cilantro”, dijo.

Los padres de Padilla preparan los tacos que se venden en el restaurant de Los Ángeles, Gish Bac, que significa Tlocalula en Zapateco.

El puesto de Spirit House ofrecía una fusión de comida mexicana y japonesa, con tacos hechos con Cerdo Chasu en una salsa verde Yuzu Kosho. “Fue un honor que nos invitaran a participar”, dijo Johnny Lee, uno de los cocineros. “Estamos rodeados de grandes chefs de los que podemos aprender”.

Otros tacos originales fueron los ofrecidos por Kokopalli, un puesto callejero de Tijuana, con tacos de hongos Portobello y de pulpo, asados a la parrilla. “Nuestra idea es ofrecer alta cocina, envuelta en el formato del taco”, explicó Orlando Miguel del Monte, uno de los dueños. A pocos puestos de distancia, Joshua Gil, de Tacos Punta Cabras, de Santa Mónica, ofrecía tacos de callo. “Preparamos la comida desde el alma. Los que trabajamos aquí sentimos verdadero amor por lo que hacemos”, aseguró.

Los participantes disfrutaron la variedad.

“Hasta probamos tacos de conejo”, dijo April Coronado que llegó en grupo con dos amigos. “Nos vamos a quedar hasta el final y pensamos probar todos”, dijo Daniel Coronado.

“Es algo distinto y nuevo, ojalá lo vuelvan a hacer”.