Bob Menéndez garantiza voto demócrata por ley migratoria

El senador advierte que si los republicanos se oponen a la reforma migratoria nunca ganarán la Casa Blanca y perderán más asientos en el Senado
Bob Menéndez garantiza voto demócrata por ley migratoria
El senador demócrata por Nueva Jersey Robert "Bob" Menéndez confía en que todos los colegas de su partido apoyarán la reforma migratoria.
Foto: Archivo

Washington, D.C.- Cuando quedan menos de 48 horas para un voto final sobre la reforma migratoria en el Senado, el senador demócrata por Nueva Jersey Robert “Bob” Menéndez está más optimista que nunca. En una entrevista con La Opinión, el legislador dijo confiar en que todos los colegas de su partido apoyarán la propuesta, a pesar de que históricamente, los más conservadores se han pronunciado en contra.

LO: Senador, usted participó en la reunión con el presidente de la Cámara de Representantes John Boehner (R-OH) la semana pasada. ¿Más allá del voto en el Senado, cuál es su visión respecto a lo que ocurrirá con la reforma migratoria en el Congreso?

RM: Fue un encuentro positivo. Él nos dio a entender que quería lograr una reforma migratoria. Criticó algunas de las iniciativas de inmigración en la Cámara Baja, pero también dijo que debía haber una mayoría de los dos partidos para lograr algo.

Yo creo que él tiene un problema político dentro de su partido con sus miembros y está tratando de navegar cómo es que puede lograr una reforma migratoria y a la misma vez, no perder su presidencia.

Es más importante que nunca recibir el voto más fuerte posible en el Senado para crear una presión enorme en la Cámara Baja.

LO: ¿Usted cree que sea posible llegar a los 70 votos en el Senado?

RM: Ayer conseguimos 67 votos para la enmienda de seguridad fronteriza. Dos de nuestros colegas no alcanzaron a llegar por su avión.

Pero hubo senadores que votaron por la enmienda y dijeron que no apoyarán el proyecto de ley final…

Pero hay otros que no votaron por la enmienda y sí podrían votar por la ley si otras cosas pasan. Sin embargo vamos a decir que obtenemos 68 votos o 69. Eso de todas formas es considerable. Yo nunca he comprado el argumento de 70. Aquí una súper mayoría es 60, pero obviamente mientras más nutrido el voto, más fuerte el mensaje a la Cámara Baja.

LO: Actualmente hay negociaciones con los senadores Rob Portman (R-OH) y Saxby Chambliss (R-GA) sobre E-Verify y Ag Jobs. ¿Hay un resultado?

RM: No he visto el lenguaje legislativo final, se está negociando a ver si es posible llegar a un acuerdo. En cuanto a E-Verify el senador Portman quiere hacer el camino más fácil para cierto sector de pequeños negocios.

Chambliss quiere un porcentaje más acelerado de quienes pueden tener acceso a visas de agricultores. Espera tener más flexibilidad. Nosotros no estamos opuestos a algunos de los puntos, mientras esto sea una continuidad de los acuerdos que ya están cerrados.

LO: ¿Cuáles son la reales posibilidades de tener una reforma migratoria en este Congreso?

RM: Creo que la vía pudiera ser que el presidente de la Cámara Baja permita que existan diferentes proyectos de ley individuales y luego se llegue a un acuerdo en el Comité de Conferencia entre el Senado y la Cámara de Representantes, que se vote en el pleno. Hay que permitir ese proceso.

Los contrincantes más fuertes de una reforma migratoria están amenazando a Boehner con que si no fuerza una mayoría de la mayoría, entonces lo van a sacar de su puesto. Pero esas son amenazas. Creo que él está buscando una vía.

LO: Si la reforma migratoria muere en la Cámara de Representantes ¿cuál será la consecuencia política de esa decisión?

RM: Creo que todos los demócratas en el Senado votarán a favor de la reforma migratoria. Si los demócratas en la Cámara de Representantes se pronuncian en apoyo del plan, los únicos que pueden matar la ley son los republicanos. Las consecuencias serán enormes, porque ya no se podrán esconder ni en los legisladores del otro partido, ni detrás de las críticas al Presidente.

Si muere el sueño de la reforma migratoria, nunca ganarán la Casa Blanca y perderán más asientos en el Senado.

En la Cámara Baja hay líderes que tienen ambiciones presidenciales. Paul Ryan por ejemplo. Esas voces tienen que ser líderes en su partido en este tema.

antonieta.cadiz@laopinion.com

?>