Breves

Breves
Una mujer sostiene un cartel de protesta ayer, en Belo Horizonte (Brasil).
Foto: EFE

A un mes de la desaparición de 12 jóvenes secuestrados a plena luz del día desde un bar de la ciudad de México, sus familiares marcharon ayer miércoles para presionar a las autoridades a que resuelvan el caso y los encuentren.

Un grupo de policías federales y estatales mexicanos liberó el martes a 52 indocumentados que fueron secuestrados y retenidos en una casa de seguridad en la región noreste del país.

Entre los liberados hay 48 guatemaltecos, dos salvadoreños y dos mexicanos oriundos del sur que pretendían migrar a Estados Unidos con el grupo, informó ayer en un comunicado el Grupo de Coordinación Tamaulipas, que encabezó la liberación en el estado fronterizo de Tamaulipas.

Manifestantes y policías chocaron el miércoles en Brasil cerca de un estadio de la Copa Confederaciones de fútbol cuando los agentes confrontaron a miles de personas que trataban de acercarse al lugar.

Los inconformes, enfurecidos en parte por los miles de millones gastados en los preparativos para el Mundial del 2014, recogieron botes de gas lacrimógeno y los lanzaron contra la policía junto con una lluvia de piedras. Una densa niebla del gas envolvía a la masa de manifestantes, a unos dos kilómetros del estadio donde Brasil se enfrentaba con Uruguay en semifinales de la Confederaciones.

?>