Buscan limitar aborto

Tras obstrucción de voto, el gobernador de Texas llama a otra sesión especial
Buscan limitar aborto
El senador Rodney Ellis coloca un sostén en la cintura a su colega Wendy Davis durante su maratónica obstrucción paralamentaria.
Foto: AP

AUSTIN, Texas — El gobernador Gov. Rick Perry llamó ayer a una segunda sesión especial a la Legislatura de Texas para votar de nuevo sobre un proyecto de ley con amplias restricciones al aborto, luego de que el primer intento de los republicanos muriera a la media noche del martes tras una maratónica presentación parlamentaria de una senadora.

Perry ordenó a los legisladores reunirse de nuevo el 1 de julio para actuar sobre la propuesta con relación al aborto.

La iniciativa prohibía los abortos luego de 20 semanas de embarazo y exigía que todos los procedimientos se realizaran en clínicas con capacidad para admitir hospitalizaciones.

Los médicos que realizan los abortos también tendrían que contar con privilegios de admisión en un hospital ubicado a 48 kilómetros (30 millas) a la redonda. El requisito de hospitalización habría inhabilitado a 37 de las 42 clínicas ambulatorias para abortos de Texas.

Inicialmente, los republicanos insistieron en que habían comenzado a votar antes de la medianoche y aprobaron la iniciativa a pesar de que los demócratas pasaron gran parte del día tratando de dilatar la votación final.

La senadora demócrata Wendy Davis pasó la mayor parte del día dilatando la votación a la vieja usanza, acaparando el podio por horas con un discurso maratónico.

Pero luego de que los registros electrónicos oficiales y las impresiones del registro de votación mostraron que la votación tuvo lugar el miércoles, y fueran cambiados para que mostraran el martes, los senadores se reunieron en privado.

Una hora después, el vicegobernador David Dewhurst continuaba insistiendo en que la votación por 19-10 se realizó a tiempo, pero dijo que “con todo el escándalo y el ruido, no podría firmar la iniciativa”.

Criticó a los más de 400 manifestantes que protagonizaron lo que ellos mismos llamaron “tácticas dilatorias del pueblo” desde las 11:45 p.m. hasta pasada la medianoche. Dewhurst negó haber manejado mal el debate.

?>