Guía para lograr el bienestar emocional

Lo material no necesariamente nos ayuda a lograr el equilibrio y la tranqulidad que necesitamos.
Guía para lograr el bienestar emocional
La clave del bienestar emocional es el equilibrio.
Foto: Archivo

La agenda está saturada: Juntas, seguimientos a cientos de asuntos pendientes, atender a quienes nos visitan durante el día, la planeación de estrategias de negocios que apenas nos dejan tiempo – en el mejor de los casos – de comer una fruta o alimentos rápidos frente a la computadora, en tanto que “aprovechamos cada instante para avanzar en el trabajo”.

La historia no termina ahí, de camino a casa no podemos dejar de pensar en todo lo que hay que hacer al día siguiente, llegamos y después de una cena sin ánimo y de dedicarle unos cuantos segundos a la familia, nos encontramos nuevamente frente al ordenador.

Seguramente muchos nos identificamos plenamente con este escenario, y es que el ritmo de vida es ahora tan distinto al de generaciones anteriores, que prácticamente nos obliga a pensar a futuro y como consecuencia a buscar la forma de ganarle al reloj y hacer todo, hasta lo imposible, por tratar de aprovechar hasta el último minuto del día.

Suponemos que lograr una buena calidad de vida y bienestar emocional significa rodearse de lujos, dinero y viajes, en una palabra lograr un estatus. Pero nada más lejano a la realidad, según explica el psicólogo Alfonso Valadez Ramírez.

“Va más allá de lo material: consiste en lograr estabilidad emocional, en saber poner un alto a los excesos de cualquier tipo, sentirse seguro de sí mismo y de sus capacidades, disfrutar de la comunicación y el afecto de otras personas, entre otras muchas cosas, sin embargo, es curioso que en la actualidad es en lo que menos nos centramos; estamos tan preocupados por lograr mejorar nuestro nivel socioeconómico que incluso, forzamos a los hijos a seguir estas mismas pautas, lo cual observamos en la saturación de actividades que se les impone a los pequeños para que aprendan más idiomas, sean muy diestros con la matemáticas o con otras materias, esto adicional a sus jornadas académicas”, aclara.

Ciertamente la palabra equilibrio representa un gran reto, es algo que difícilmente se puede lograr en los distintos ámbitos en los que nos desarrollamos día a día, debido a que los requerimientos de cada uno no son siempre los mismos.

“Un consejo muy práctico radica en definir hacia dónde queremos llegar y las razones que nos conducen a ello, a partir de ahí podemos empezar a determinar las prioridades y las estrategias que vamos a desarrollar, para lograr los objetivos. Hay que señalar que esto no es labor de un día ni de principio de año, se tiene que hacer todos los días porque la vida es movimiento y el orden de importancia de cada cosa puede transformarse a cada momento”, recomienda el especialista.

No es producto de la casualidad que los medios de comunicación con frecuencia dediquen espacios para abordar temas como el estrés, la depresión o a las enfermedades cardiovasculares. La razón es muy clara: las cifras de víctimas de estos padecimientos son cada vez más altas y la causa es justamente el acelerado ritmo de vida en que nos desenvolvemos, todos tenemos prisa por llegar pero lo grave es que llega un punto en el que hasta perdemos de vista el objetivo o corremos el riesgo de quedarnos en el camino.

Los dichos populares están llenos de sabiduría y para este caso aplica aquel que reza: “Más vale paso que dure y no trote que canse“, lo que se reduce a esforzarse todos los días por lograr una meta y no pretender llegar rápidamente a costa de todo pagando el alto costo que esto significa, como poner en riesgo la salud, perderse los momentos importantes del desarrollo de nuestros seres queridos, entre otros.

Colaboración de Fundación Teletón México

“El autoconocimiento frena la soberbia”

bojorge@teleton.org.mx

Alrededor de la web