Los sudamericanos que piden la ciudadanía amplían el abanico del seleccionado mexicano

Futbolistas argentinos y brasileños que están a punto de adquirir la ciudadanía mexicana se unirán al abanico de posibles convocatorias para la selección mexicana, que pasa por su peor momento en rendimiento en la eliminatoria mundialista.
Los sudamericanos que piden la ciudadanía amplían el abanico del seleccionado mexicano
El jugador de Tigres, Emanuel Villa celebra una anotación. EFE/Archivo

México, 26 jun (EFE).- Futbolistas argentinos y brasileños que están a punto de adquirir la ciudadanía mexicana se unirán al abanico de posibles convocatorias para la selección mexicana, que pasa por su peor momento en rendimiento en la eliminatoria mundialista.

Jugadores como los argentinos Christián Giménez, Martín Bravo, Lucas Lobos y Emanuel Villa y el brasileño Lucas Silva están por concluir los trámites de naturalización y algunos de estos nombres ya están en boca de los especialistas como posibles seleccionados.

El proceso de pedir la ciudadanía creció en importancia cuando la liga anunció que para el torneo Apertura 2013 se considerarán como mexicanos a aquellos que estén naturalizados y además hayan participado en diez torneos consecutivos.

El tema genera opiniones variopintas que van desde los ‘puristas’ que piden que al Tri sólo vayan mexicanos de nacimiento, hasta los que consideran esta como una buena opción para paliar las debilidades del combinado.

Abonan la discusión la actitud y rendimiento que han tenido los naturalizados en los últimos doce años, como Gabriel Caballero en el Mundial de Corea-Japón 2002, y Guillermo Franco en el de Sudáfrica 2010.

En los últimos doce años, la lista de naturalizados está formada por los argentinos-mexicanos Caballero, Franco, Matías Vuoso y Damián Álvarez y los brasileños-mexicanos Antonio Naelson ‘Sinha’ y Leandro Augusto.

El ‘Chaco’ Giménez y Lucas Lobos fijaron ante la prensa sus expectativas ante la posibilidad de formar el once mexicano en los próximos partidos oficiales de México en la eliminatoria mundialista, en la que ocupa el tercer lugar, con cinco empates y un triunfo.

“Estamos hablando de un supuesto, realmente no hay nada ni me he naturalizado. Si en algún momento me llama el entrenador (José Manuel de la Torre), con gusto trataré de ayudar”, dijo Giménez, quien llegó a México en el 2004 para el Veracruz y ha jugado para el América, el Pachuca y el Cruz Azul.

Bravo, quien está a tres meses de cumplir cinco años en el fútbol mexicano, no ocultó su deseo de formar parte del Tricolor en algún momento después de hacer sus trámites para obtener la ciudadanía.

“México me encanta, llevo cinco años aquí y mis compañeros me dicen que ya parezco más mexicano que argentino. Para mí sería un orgullo y un premio (…) ser considerado en la selección mexicana”, dijo Bravo días atrás.

El delantero del Pumas llegó al fútbol mexicano en el Apertura 2008 y luego de cumplir el pasado Clausura sumó diez torneos consecutivos en este país en los que dos veces fue campeón con su equipo, en el Clausura 2009 y 2011.