Parejas gay de Los Ángeles celebran decisión de la corte

Autoridades del condado de Los Ángeles dicen estar listas para reanudar las bodas
Parejas gay de Los Ángeles celebran decisión de la corte
Manuel Sánchez (R), 25, nacido en Guadalajara, muestra la foto de su compañero Esteban López, nacido en los EE.UU. de padres salvadoreños.
Foto: Ciro Cesar / La Opinion

En cuanto se enteró que la Corte Suprema de Estados Unidos decidió ayer validar los matrimonios del mismo sexo en California al rechazar la Proposición 8, Jorge Mellado le mandó un correo electrónico a su novio que se encontraba en Holanda para decirle que ya podrían casarse.

“Se puso superfeliz, esperamos casarnos en unos cuantos meses”, dijo Mellado luciendo su anillo de compromiso. Mellado, de 34 años de edad, tiene 16 años de novio con su pareja, por eso el fallo judicial de ayer lo consideró un triunfo por la igualdad.

“Es un sueño hecho realidad, ya podremos casarnos y tener los mismos derechos que las parejas heterosexuales, como los servicios de salud ahora que se viene la reforma de Obamacare”, comentó.

En mayo de 2008 fueron autorizados en California los matrimonios entre personas del mismo sexo, pero seis meses después fueron prohibidos luego de que los votantes aprobaran la Proposición 8.

Ayer la Suprema Corte decidió invalidar esa medida y dar luz verde de nuevo a las bodas gay, además de anular un apartado de la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA) para otorgar beneficios federales a parejas homosexuales que contraigan matrimonio.

A Manuel Sánchez, de 25 años, su pareja le propuso matrimonio en septiembre de 2008 y tenían pensado casarse para finales de ese año, pero ya no pudieron.

Sin embargo, una vez que las autoridades del condado renueven los trámites para los matrimonios gay, empezarán a planear su boda.

“Para mi es cosa de familia, de tener bienestar, mis padres conocen a mi novio y creemos que es importante casarnos para hacer familia”, comentó.

Para Rubén Romo, de 46 años, la idea de casarse con su novio, con quien ha vivido por 10 años, no es tanto una cuestión de recibir beneficios, sino un compromiso personal.

“Nosotros tenemos hermanos y hermanas que se han casado y nuestros padres nos tratan igual, sin discriminación, pero sí hay una diferencia porque nosotros no hemos tenido esa ceremonia de unión, y para las familias latinas la boda representa mucho”, mencionó.

La oportunidad que tendrán de casarse de manera legal, es la forma de dejar en claro el amor que se tienen.

“El día que nos casemos será para demostrar que somos una pareja igual que cualquier otra. Nos casaremos por amor, para dejar constancia de que el matrimonio es un testamento de amor y no sólo un contrato”.