Gol y a la final

Paulinho se viste de héroe al anotar el del triunfo, al 86', ante Uruguay
Gol y a la final
Paulinho (der.) ya cabeceó para el 2-1 que selló la victoria.
Foto: AP

BELO HORIZONTE, Brasil (AP).— No hubo “Mineirazo”, aunque Uruguay sí le metió un gran susto a Brasil.

Con un gol de Paulinho a los 86 minutos, la verdeamarela venció ayer 2-1 a una selección uruguaya que tuvo varias oportunidades de ganar la semifinal de la Copa Confederaciones.

El “scratch du oro” ahora buscará el domingo, contra el ganador del partido de hoy entre España e Italia, su tercera corona seguida del torneo que sirve como preámbulo al Mundial.

“Éste es un equipo nuevo, y esto nos ayudará a crecer para el Mundial”, señaló el arquero Julio Cesar, quien le atajó un penal a Diego Forlán a los 14 minutos.

“Sabemos que podemos enfrentar a un oponente muy difícil [y ganar]”, agregó.

El espectro del “Maracanazo” de 1950 volvió a rondar en la antesala del partido, y sin duda despertó cuando Uruguay empató 1-1 con gol de Edinson Cavani al 48′. Paulinho se encargó de mandarlo a la tumba al zafarse de la marca de Martín Cáceres y entrar por el segundo poste para rematar de cabeza un tiro de esquina de Neymar.

Fred abrió la cuenta por Brasil al 41′, cuando le pegó con el tobillo a un balón que rebotó en el área chica.

Brasil sufrió de lo lindo en el Estadio Mineirao contra un rival que pobló el medio campo, presionó desde la salida, no le dio espacios a Neymar y contraatacó con peligro con Suárez, Forlán y un incansable Cavani.

Neymar no anotó por primera vez en el campeonato pero de todas formas, participó en el primer tanto, ya que bajó de pecho un pase de Paulinho desde media cancha, remató a tres dedos, y el portero Fernando Muslera dio un rebote que luego empalmó Fred.

Brasil mantuvo su marca perfecta en cuatro encuentros, pero el timonel Luiz Felipe Scolari pidió cautela.

“Aún no estamos listos”, advirtió. “Tenemos que pasar por todas estas situaciones para poder crecer, evolucionar… y llegar al Mundial en mejor estado”.

“Tengo que mostrarles la mejoría que han tenido, así hago que tengan más confianza”, agregó “Felipao”.

Uruguay tuvo sus oportunidades, pero no supo aprovecharlas.

Julio Cesar tapó el penal a Forlán luego de que David Luiz derribara en el área a Lugano.

El delantero del Internacional de Porto Alegre cobró rasante y a la izquierda del arquero, que adivinó y mandó la pelota a tiro de esquina.

Con el 1-1, Cavani enganchó un balón de zurda en el área, la pelota se desvió ligeramente en un brasileño y pasó a centímetros del poste derecho de Julio Cesar, quien estaba completamente descolocado.

“Si entraba esa pelota de Cavani, ahí no había tiempo de nada”, dijo al final Tabárez.

Suárez también mandó un cabezazo apenas por encima del travesaño al 66′.

Uruguay enfrentará este sábado en Salvador al perdedor de España-Italia por el tercer puesto.

“En cuanto al panorama general, creo y esto se puso muy en duda hace unos meses, que jugando así estamos para jugarle a cualquiera”, señaló Tabárez. “Y eso en función de lo que nos viene en la eliminatoria (mundialista) más adelante, me parece que es terreno ganado”.

El partido estuvo enmarcado por nuevas protestas y enfrentamientos entre manifestantes y la policía en las inmediaciones del estadio.