Gobierno de LA no paga daños por error de LAPD

Hace más de un año una operación de SWAT realizada por error, arruinó las pertenencias de una familia y no han recibido una reparación de los daños valorados en miles de dólares
Gobierno de LA no paga daños por error de LAPD
El equipo SWAT irrumpió con gases lacrimógenos quebrando ventanas y tumbando puertas en la casa equivocada.
Foto: La Opinion / Ciro Cesar

Ni el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), ni la Procuraduría de la Ciudad, ni la Oficina del Concejal José Huízar, se han hecho responsables de los daños ocasionados cuando el 18 de marzo de 2012 el Equipo de Fuerzas y Tácticas Especiales (SWAT) irrumpió erróneamente en la vivienda que Alfredo Valenzuela rentaba en Boyle Heights.

Ese día, Valenzuela y seis miembros de su familia dormían cuando alrededor de las 3:30 de la madrugada fueron despertados por los altavoces de la policía para que salieran de la casa marcada con el número 2537 de la calle Malabar.

Los policías perseguían a un delincuente que supuestamente se había escondido en la vivienda. Cuando los seis miembros de la familia Valenzuela salieron, el SWAT irrumpió con gases lacrimógenos quebrando ventanas y tumbando puertas.

La fallida intervención del SWAT, ya que ahí no había nadie escondido, dejó sin la mayoría de sus pertenencias a la familia. Los gases lacrimógenos echaron a perder ropa, cobijas, zapatos, comida y camas, además de los destrozos en muebles.

Sin contar los daños a puertas, ventanas y paredes, Valenzuela estimó en $12,000 dólares las pérdidas, monto que supuestamente les cubriría el programa de asistencia a víctimas de la Procuraduría de la Ciudad tras la intervención de la Oficina del Concejal José Huízar.

Sin embargo, la Procuraduría de la Ciudad dijo ayer que el caso no llegó a esa oficina, mientras que en el LAPD no pudieron ofrecer respuesta inmediata.

“A las señoras que les dispararon la camioneta (en el caso Dorner) rápido les pagaron, pero mi no han dado nada, como si no hubiera pasado nada”, comentó Valenzuela.

“Ya nadie nos hace caso, se estaban aventando la bolita, que si el LAPD o la Ciudad era la que nos tenía que pagar”, agregó.

En aquel entonces David Miranda, representante de la Oficina del Concejal Huízar, se hizo cargo del caso, pero ayer se informó que esa persona ya no trabaja ahí.

Valenzuela indicó que lo único que le ofrecieron de la Oficina de Huízar fue un par de colchones en los que ahora duermen tras mudarse a otra vivienda.

Rick Coca, portavoz de Huízar, dijo que el señor Valenzuela recién los había contactado para decirles que no había tenido respuesta de la ciudad.

Aseguró que estarían analizando el caso para determinar en qué quedó el reclamo de daños y darle una respuesta la próxima semana.