Eric Garcetti toma el mando

Toma juramento como alcalde de LA, promete restaurar servicios básicos
Eric Garcetti toma el mando
Kenia Castillo, estudiante de octavo grado, trabajó en la campaña.
Foto: La Opinión - Emilio Flores

La era de Eric Garcetti al frente del gobierno de Los Ángeles inicia hoy con la promesa de atender primero los problemas locales (reparar baches, limpiar grafito o cortar árboles) y agilizar las peticiones de los residentes usando herramientas tecnológicas.

Así lo anticipó Garcetti ayer domingo al tomar posesión de la Alcaldía, en una ceremonia que intentó sacudirse la solemnidad y que concluyó con una fiesta callejera en el parque Grand, en el Centro Cívico.

Hoy lunes, al asumir oficialmente el cargo de alcalde de Los Ángeles, Garcetti se convierte en el mandatario más joven y en el segundo de descendencia mexicana en un siglo. Es, además, la primera vez en la historia moderna de la ciudad que dos latinos alternan el poder.

“Estos tiempos requieren un alcalde que regresa a lo básico, enfocado sobre todo en nuestra economía y empleos. Y eso es lo que pretendo ser”, dijo Garcetti, distanciándose de la estrategia global que por ocho años siguió su predecesor, Antonio Villaraigosa.

“Voy a dar prioridad a los servicios de la ciudad para hacer a nuestros vecindarios hermosos y a nuestra ciudad brillante”, agregó el funcionario, detallando que actualizará los servicios que provee el municipio a través de los teléfonos inteligentes (siendo concejal implementó aplicaciones en celulares donde se pueden reportar grafito, baches y otras necesidades).

Garcetti inicia su administración con una aceptación del 53% de los votantes. Un sondeo de USC/LA Times concluyó que la mayoría de los encuestados cree que en cuatro años Los Ángeles será una mejor ciudad de lo que es ahora. El 75% confía en que hará un buen papel combatiendo la delincuencia.

El nuevo alcalde prometió seguir protegiendo a los residentes de la ciudad con un patrullaje “inteligente”, así como programas de intervención y antipandillas, y ofreciendo empleos a los jóvenes. “Para ser económicamente fuertes tenemos que hacer que nuestras comunidades sean las más seguras del país”, recalcó el funcionario.

Una de sus prioridades, subrayó, será el poner este letrero imaginario con letras en neón: “Los Ángeles está abierto a los negocios”. Al tiempo que luchará para retener la industria filmográfica y se enfocará en crear empleos bien remunerados.

Según el análisis de USC/LA Times, alrededor del 75% de los electores cree que el nuevo alcalde hará un buen papel generando empleos. “Perseguiré los trabajos y compañías por todo el país y el mundo”, dijo ayer.

Garcetti también dedicó parte de su discurso a los inmigrantes indocumentados. Su abuelo, originario de México, vivió sin papeles por 30 años y logró naturalizarse peleando en la Segunda Guerra Mundial. “Trabajemos con nuestros ‘soñadores’ y comunidades migrantes mientras avanzamos hacia una nueva ley de inmigración. […] Es posible que no todos compartamos un pasado común, pero sí un futuro común”, señaló.

“¿Están listos para acompañarme hoy en los siguientes cuatro años?”, preguntó al finalizar su discurso.

Ayer también juramentaron el nuevo procurador municipal, Mike Feuer, el nuevo contralor Ron Galperin y ocho concejales, entre éstos dos latinos: Gil Cedillo, quien representará el Distrito 1, y Felipe Fuentes, quien será edil del Distrito 7, en el Valle de San Fernando.

Feuer prometió establecer el programa del fiscal en los vecindarios, crear una unidad de prevención de violencia por las armas, ampliar el programa Pasaje Seguro a la escuela y proteger a los ancianos. “Quiero traer un espíritu de colaboración en la oficina del procurador”, expresó.

Con la renovación de la mitad del Concejo y en los tres cargos administrativos más altos del municipio, se han integrado tres políticos abiertamente homosexuales, algo jamás visto en la ciudad. Se trata de los concejales Mike Bonin, del Distrito 11 y Mitch O’Farrell, del 13, así como del contralo Galperin.

“Como primer funcionario gay cuya responsabilidad abarca toda la ciudad comparto este momento con la decisión esta semana de la Suprema Corte de aprobar la igualdad en los matrimonios”, dijo Galperin.

La toma de protesta de ayer rompió con todos los protocolos. La canción “We are all made of stars” (Todos estamos hechos de estrellas), interpretada por el músico del género electrónico Moby, abrió el acto. “La gente se reúne/ La gente se desmorona/ Nadie nos puede detener ahora/ Porque todos estamos hechos de estrellas”, dice el estribillo del tema.

También hubo espacio para la comedia, con la participación del conductor Jimmy Kimmel, quien así se refirió al intenso calor de ayer: “es responsabilidad de la administración anterior. Alcalde Villaraigosa esto es bajo tu mandato. Cuando Eric tome el cargo estará fresco todo el tiempo”.

Al final, la fiesta continuó con cumbia y música electrónica en el parque Grand.