El futuro bilingüe

Educación

Se proyecta que para 2015 el número de estudiantes con inglés como segunda lengua (ELS, por sus siglas en inglés), que es de alrededor de 5.5 millones y que es la población en más rápido crecimiento en las escuelas públicas de los Estados Unidos, será de 10 millones.

De estos, aproximadamente un 80 por ciento son de habla hispana. Los ELS deben ser parte clave para mejorar nuestra productividad y nuestra competitividad a escala global.

Las investigaciones muestran que quienes hablan más de un idioma poseen destrezas cognitivas y no cognitivas que posibilitan el aprendizaje, mejoran la capacidad de percepción y contribuyen al éxito académico. Si éstas no se alimentan, falla nuestro sistema educativo, y por ende también nuestra nación.

California, un estado que es un augurio en muchos aspectos, ha sido precursor en el reconocimiento del valor de la educación bilingüe. Cuenta con alrededor de un tercio de esos 5.5 millones de ELs, lo que demuestra que el estado entiende las necesidades, los desafíos y las oportunidades.

Entre los ELs y la educación dual existe un notorio desarrollo reciente que es el Sello de Conocimiento Bilingüe de California.

Se anexa a los diplomas de secundaria de los alumnos que demuestran competencia lingüística en dos o más idiomas.

Ha transcurrido mucho desde aquellos ataques que recibía la educación bilingüe.

Luego de la iniciativa de California, Nueva York adoptó su propia versión del Sello de Conocimiento Bilingüe y otros estados están planificando implementarlo.

La competencia en dos idiomas se desarrolla no solo a través de un sello. La mejora requiere educadores y administradores de calidad, así como también compromiso por parte de los padres; requiere del respeto de los hablantes de dos o más idiomas; requiere de un entorno familiar que contribuya al aprendizaje del inglés y de la retención y el logro de la competencia en un idioma nativo.

La investigación demuestra que la competencia en un primer idioma facilita no solo el aprendizaje de un segundo idioma, sino también la adquisición de competencia en otras áreas académicas.

Ningún hablante bilingüe y ningún EL debe quedar rezagado. La juventud de hoy es la fuerza de trabajo del mañana y nuestra “arma secreta” es garantizar la competitividad global de los Estados Unidos.

California se encuentra entre los estados que más dependen de la tecnología y el comercio internacional para su fortalecimiento económico.

A mediano y largo plazo, su Sello de Conocimiento Bilingüe y su interés por mejorar la suerte de 1.5 millones de ELs en las escuelas públicas representará la obtención de dividendos para sus ciudadanos, su economía y la nación.