Retraso en Ley de Salud

Suscita dudas sobre otros problemas potenciales

WASHINGTON, D. C.— El retraso repentino a la aplicación de una parte importante de la histórica Ley de Salud del presidente Barack Obama está suscitando dudas sobre otros problemas potenciales al acecho en el trecho final.

Los requerimientos de que muchos empleadores proporcionen cobertura es sólo una parte de una ley compleja; pero su aplazamiento de un año ha tomado por sorpresa tanto a partidarios como a adversarios.

Funcionarios de la Casa Blanca dijeron ayer que el aplazamiento era firme y no sería extendido después de un año; y que el cambio amplio aún sería implementado en su totalidad antes de que termine el período presidencial de Obama. Pero los funcionarios, quienes no están autorizados para hablar sobre deliberaciones internas y pidieron no ser identificados debido a ello, no descartarían aplazamientos o ajustes en otras provisiones.

La acción de la Casa Blanca significa que algunas compañías que habrían ofrecido seguro de gastos médicos el próximo año para evitar ser multadas, ahora no lo harán. Estas son en su mayoría empresas con muchos trabajadores de salario bajo, como restaurantes, hoteles y compañías de personal temporal. Los trabajadores, sin embargo, aún podrán obtener cobertura. Muchos podrán calificar para seguro subsidiado a través de mercados nuevos que iniciarán el 1 de octubre, en menos de tres meses.

El hecho de que estén apareciendo de forma inesperada nuevos problemas en esta última fase podría ser una señal de asuntos problemáticos adicionales por delante. Pone de relieve una advertencia reciente de la Oficina Gubernamental de Rendición de Cuentas de que no se puede garantizar la introducción “a tiempo y sin problemas” de los nuevos mercados de seguros, en parte porque mucha de la tecnología para operarlos no ha sido probada por completo.

El momento del anuncio también fue comentado ampliamente.

“Es comprensible que cuando se anuncia un cambio en la ley justo antes de la festividad del Cuatro de Julio, suscita interrogantes”, dijo Drew Altman, presidente la organización no partidista Fundación Familia Kaiser. “Los críticos lo aprovecharán y utilizarán como más armas contra la ley”. La fundación es un grupo de investigación que ha seguido de cerca la evolución de la ley de salud desde que fue firmada en 2010.

El nuevo acontecimiento fue visto como digno de atención tanto por críticos como aliados de la nueva ley.

“Nos preocupa que el aplazamiento erosione más la cobertura que fue vislumbrada”, dijo Rich Umbdenstock, presidente de la Asociación Hospitalaria Estadounidense, la cual ha apoyado la ley para una atención de salud accesible.

Apenas hace poco más de una semana, Kathleen Sebelius, secretaria de Salud y Servicios Sociales (HHS), lanzó oficialmente la cuenta regresiva de cien días para la entrada en vigor de los nuevos mercados de seguros. Estadounidenses sin seguro en los 50 estados de la unión y Washington, D.C., podrán adquirir a través de internet planes de atención de salud, y la mayoría obtendrán subsidios gubernamentales para pagar primas de coberturas que inician el 1 de enero.

En una conversación optimista con reporteros, Sebelius no dio indicios de que el gobierno esté a punto de aplicar los frenos a alguna provisión importante.

El exsecretario de HHS Mike Leavitt dice que el Gobierno podría haber llegado al punto en el que los funcionarios se han dado cuenta de que no pueden conseguir que todo se alinee de la forma en que fue vislumbrado en la muy complicada legislación, y comenzarán a aplazar, cambiar o deshacerse de parte de ella.