Protestan en Los Ángeles contra espionaje del gobierno

La manifestación se unió a otras realizadas en todo el país en contra del “espionaje masivo” que, justificado por la seguridad, realizan los gobiernos de Estados Unidos y Gran Bretaña
Protestan en Los Ángeles contra espionaje del gobierno
Los manifestantes en Los Ángeles exigieron al gobierno que respete la privacidad de las personas.
Foto: La Opinion). Ciro Cesar

“Si sacrificamos la libertad por la seguridad perderemos ambas”, decía uno de los carteles que decenas de personas blandearon ayer en Pershing Square de Los Ángeles, en protesta por el espionaje masivo que, justificado por la seguridad, realizan los gobiernos de Estados Unidos y Gran Bretaña.

“Tenemos que parar esto, es sólo el principio”, gritaba uno de los organizadores, Jeremy Kauffman, estudiante de leyes de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

La manifestación en el centro de Los Ángeles se unió a las realizadas este jueves en más de cien ciudades del país, entre éstas Venice, Santa Mónica, Huntington Beach, San Clemente y San Diego.

Así se integraron al movimiento nacional “Restaurar la Cuarta“, que exige a la administración de Barack Obama respetar la Cuarta Enmienda de la Constitución, la cual protege la privacidad de los residentes.

La enmienda dice textualmente: “El derecho de la gente de estar seguros en sus personas, domicilios, documentos y efectos, contra registros e incautaciones irrazonables, no será violentado”.

Simpatizantes de los grupos Occupy LA, Occupy Contra los Embargos, Veteranos por la Paz, así como la medallista olímpica Cindy Brown (1988, baloncesto femenino) participaron en el desfile del Día de la Independencia en Santa Mónica con una pancarta donde se leía: “Los denunciantes son los héroes”.

Esto en relación al caso de Edward Snowden, el exanalista de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) que filtró a la prensa detalles de un programa masivo de espionaje en distintos países.

A lo largo del país se vieron demostraciones de este tipo en Nueva York, Chicago, Miami, New Orleans, Las Vegas, San Francisco, Sacramento, Atlanta, Denver, Cleveland, Dallas y Oklahoma City.

Óscar Johnson unió su voz en Pershing Square para “llamar la atención del público en este asunto de protección de nuestros derechos civiles”. Él sostenía un cartel con la frase: “Dejen de espiar en EU”.

“No es posible que estén escuchando nuestras llamadas telefónicas, que lean nuestros correos, que anden olfateando en las cuentas de Facebook. Aquí el verdadero héroe es Snowden por revelar todo esto que estaba pasando”, dijo Johnson, un estudiante de ciencias políticas.

El movimiento “Restaurar la Cuarta” pide reformar el privilegio secreto otorgado al gobierno federal para hurgar en documentos electrónicos sin previa autorización y “dejar claro que la vigilancia general de la actividad en Internet y registros telefónicos de cualquier persona en Estados Unidos está prohibido por la ley y su violación puede ser revisada ante un tribunal”.

El grupo también exige crear una comisión que investigue y releve al público el alcance del espionaje ya hecho y que rindan cuentas los funcionarios responsables de esta práctica.

Con esto, la campaña intenta poner fin a “doce años de violaciones a la Cuarta Enmienda” y “garantizar que la vigilancia del gobierno sea constitucional, limitada y claramente definida”, cita.