Celulares tienen vida en el “más allá” como clavos

Empresa mexicana recicla residuos de tu viejo celular en clavos para sostener cuadros, puertas, lámparas y cables.
Celulares tienen vida en el “más allá” como clavos
La reutilización de productos impide que vayan a dar a contenedores que pueden contaminar el subsuelo
Foto: AP

El clavo que sostiene el cuadro de la sala o la reja que protege la casa posiblemente fueron un smartphone, un televisor o una computadora.

Esto es lo que empresas como la regiomontana Deacero hacen con los desechos de aparatos electrónicos que adquieren de ProAmbi, que a su vez recibe los residuos en sus centros de acopio y de compañías como Comercial Mexicana o Apple México.

“Lo que hacemos nosotros es la disposición correcta de este tipo de materiales para hacer el tratamiento de los metales pesados y evitar así la contaminación del suelo, subsuelo y manto freático”, dijo Eduardo Montes de Oca, director de Operaciones de ProAmbi.

De esta manera, se evita que se dispongan de manera incorrecta en rellenos sanitarios, que sean quemados, que se extraiga la materia prima indebidamente o que se contamine más.

Para obtener una tonelada de aluminio virgen se requiere una combustión equivalente a 18 barriles de petróleo. En cambio, cuando se recicla esa tonelada de aluminio, solamente se necesita lo correspondiente a la combustión de cuatro barriles, reduciendo así el impacto al medio ambiente.

“Todo se recicla: se recuperan plásticos, metales, aluminio, cobre y vidrio.

Con eso se hacen subproductos como clavos y mallas”, explicó sobre los centros de reciclaje José Gildardo, encargado del área de capacitación de educación ambiental de la Secretaría del Medio Ambiente del Gobierno del Distrito Federal, en México (SEDEMA).

De esta manera, en México se reciclan residuos electrónicos como computadoras, celulares, cargadores, refrigeradores, microondas, planchas, licuadoras o secadoras de pelo para convertirlos en nuevos productos como teclados, carcasas de celulares e incluso cadenas de acero. Se puedes reciclar casi cualquier aparato eléctrico y electrónico.

En el caso de los metales, ya sean ferrosos o no ferrosos, negocios especializados como Deacero y Nacobre los funden para fabricar productos como cables, vallas, cadenas, alambres, clavos, cercos eléctricos, rejas o grapas.