Reos en huelga de hambre

Activistas y familiares protestan por 'trato inhumano'
Reos en huelga de hambre
Partidarios de reclusos en prisiones federales y estatales realizaron ayer una conferencia de prensa y una manifestación para llamar la atención a las huelgas de hambre de los presos.

En protesta por el confinamiento solitario en celdas llamadas Security Housing Unit (SHU), cientos de prisioneros estatales iniciaron ayer una huelga de hambre para llamar la atención de las autoridades carcelarias de California, informaron activistas y familiares de reos.

Las demandas son las mismas que el año pasado originaron una huelga de hambre que se extendió a 19 días.

Activistas alegan que el Departamento de Correccionales y Rehabilitación de California (CDCR) no está cumpliendo con los acuerdos de ese entonces y que continúa con prácticas de trato inhumano de reos.

Diana Zúñiga, integrante de una coalición de organizaciones que apoyan la huelga de hambre, y que ayer realizaron una protesta a favor de los presos en el Centro de Los Ángeles, indicó que se estima que en California hay actualmente alrededor de 12 mil prisioneros segregados en celdas de castigo, lo que se conoce como “el hoyo”.

La huelga de hambre inició en las prisiones de máxima seguridad de Pelican Bay y Corcoran.

Las principales demandas de los reos son:

1. Eliminar castigos grupales y el abuso administrativo.

2. Modificar criterios de clasificación de pandilleros activos e inactivos y abolir las políticas de interrogación.

3. Cumplir con recomendaciones de confinamiento solitario emitidas en 2006 por la Comisión sobre Seguridad y Abuso en Cárceles de Estados Unidos.

4. Ofrecer alimentación nutritiva y adecuada.

5. Ampliar programas constructivos para quienes están en SHU y ofrecer ciertos privilegios.

El encierro en las llamadas celdas SHU, donde el interno solo tiene una hora al día para ver la luz del sol y tomar aire fresco, ha sido considerado como tortura por la Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU) y por un relator especial de Naciones Unidas.

Magdalena González, cuyo hijo está encerrado en una prisión de Tehachapi, en el condado de Kern, contó que hace dos años lo metieron “al hoyo” y que por ello las visitas han sido restringidas y solo lo puede ver a través de un cristal.

“Tengo dos años sin poder tocarlo, pero hay madres que llevan más de 10 años así”, comentó.

Su hijo fue encarcelado por conspirar para la muerte de pandilleros cuando tenía 17 años de edad, hace ya 20 años, y se le ha clasificado como un reo de alta peligrosidad; por ello fue enviado al SHU.

“No estamos pidiendo ningún regalito para ellos, sino que los traten como humanos”, mencionó González.

“Queremos que nos escuchen en Sacramento, y para ello no van a probar comida. Mi hijo me dice que cada vez que quieren, las autoridades rompen las reglas. Él quiere estudiar, leer, pero por estar en el hoyo, no puede”, agregó.

Al cierre de esta edición, Terry Thornton, portavoz del CDCR, no respondió al llamado de La Opinión para obtener una declaración oficial sobre el inicio de la huelga de hambre.

El CDCR ha explicado que el aislamiento en las celdas SHU es una forma de controlar a los reos más peligrosos relacionados con pandillas y de evitar la comunicación hacia el exterior con miembros de La Mafia Mexicana, Nuestra Familia, Nazi Low Riders, Aryan Brotherhood, Black Guerrilla Family, Texas Syndicate y Northern Structure.

Ayer mismo familiares de reos en reclusión extrema y activistas que apoyan la huelga de hambre llevaron a cabo una vigilia en Norwalk para protestar por lo que consideran “serias violaciones a los derechos humanos”.