Nuevo aire al PAN

Victoria clave de la oposición mexicana al ganar Baja California

MÉXICO (EFE).— La oposición mexicana recibió ayer una bocanada de aire al reconocer, el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), su virtual derrota en la contienda por la gubernatura del estado de Baja California, el nicho más codiciado en los comicios del pasado 7 de julio.

El presidente del conservador Partido Acción Nacional (PAN), Gustavo Madero, aseguró que “la historia le ha dado la razón” a su agrupación, la cual “demostró en las pasadas elecciones que está fuerte y viene de regreso.”

“Con esto se echan por tierra las visiones catastrofistas y las narrativas insidiosas y perversas”, añadió un triunfalista Madero durante una reunión con delegados de Ciudad de México en el Comité Ejecutivo Nacional del partido.

Al hacer una evaluación de los resultados electorales, destacó el virtual triunfo de Francisco Vega, del PAN, en la contienda por la gubernatura del noroccidental estado de Baja California.

El Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Baja California difundió hoy en su página web que, al concluir el conteo de actas en los 17 distritos electorales del estado, Vega tiene 442.872 votos por 417.909 de Fernando Castro Trenti, candidato de la coalición Compromiso por Baja California, encabezada por el PRI.

Se espera que el órgano formalice el lunes el triunfo de Vega, quien fue postulado por Unidos por Baja California, una abigarrada alianza del PAN con el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), el Partido Nueva Alianza y el Partido Estatal de Baja California.

Castro Trenti reconoció ayer que los resultados electorales le son adversos. “Tenemos que asumir nuestras responsabilidades; en la política tenemos que asumir las cosas con responsabilidad”, dijo en una conferencia de prensa en la ciudad de Tijuana.

Casi simultáneamente, el líder nacional del PRI, César Camacho, aceptó la derrota de su partido en la elección de gobernador en Baja California.

“Los datos con los que contamos nos dan una situación de desventaja en Baja California y Fernando Castro Trenti ha decidido, con el respaldo del partido, no impugnar la elección”, anunció hoy en conferencia de prensa en Ciudad de México.

Apenas ayer, Camacho no había descartado acudir a los tribunales para impugnar resultados electorales desfavorables a su agrupación “donde haya posibilidades reales de modificar las tendencias”, si bien aclaró que ese recurso sería sólo “la excepción.”

La renuncia a impugnar el resultado culmina una serie de retrocesos por parte del PRI, que inicialmente había clamado victoria en Baja California para después demandar un recuento total de los votos y más tarde solicitar la apertura de paquetes electorales sólo en casos específicos previstos en la ley.

El triunfo opositor en Baja California representa un respiro significativo para la oposición después de los comicios locales del 7 de julio, en los que el PRI se confirmó como principal fuerza política del país luego de haber recuperado el año pasado la Presidencia, que ocupó ininterrumpidamente durante siete décadas y que perdió en el año 2000 a manos del PAN.

El puesto de gobernador en Baja California, estado fronterizo con Estados Unidos, era el más codiciado en estas elecciones locales en 15 estados del país, a los que estaban convocados cerca de 30 millones de electores.