Concenso, clave entre republicanos

Son pocos los que se oponen a una reforma, afirma Díaz Balart

MIAMI, Florida (Notimex).— El congresista republicano Mario Díaz Balart reveló ayer que un grupo de entre cinco y 10 legisladores de su partido se opone a la reforma migratoria en Estados Unidos, pero habrá que esperar las negociaciones bipartidistas.

“Es un grupo de cuatro o cinco, 10 a lo sumo”, dijode los republicanos de la Cámara de Representantes que rechazan la reforma migratoria, aunque “no hay un consenso” entre los congresistas republicanos, indicó al programa Al Punto de la cadena Univisión.

También explicó que lo que él ha escuchado por parte de distintos grupos de legisladores de su bancada es que sí se puede avanzar en reformar el sistema de leyes de migración en el país.

Destacó que tampoco hay un consenso en cuanto a aceptar una reforma migratoria, pero sin otorgar a unos 11 millones de indocumentados un camino a la ciudadanía estadunidense.

Al hablar de los cambios que la mayoría republicana haría a la iniciativa que ya aprobó el Senado, Díaz Balart comentó que es una posición de partido.

“El proyecto de ley que salió del Senado, un Senado controlado por una mayoría demócrata, es una pieza esencialmente demócrata de legislación”, refirió.

Díaz opinó que puede comenzar un proceso que lleve a que los congresistas de los dos partidos acuerden una reforma.

“Lo que tenemos que hacer es lograr ponernos de acuerdo sobre una iniciativa para conseguir un gran número de republicanos y un grupo de demócratas, y para luego comenzar a negociar”, puntualizó el congresista.

No está claro si la Cámara tomará alguna decisión durante julio, antes del receso de verano del Congreso que inicia a principios de agosto y que dura un mes. Ello significaría retrasar el tema de la reforma hasta el otoño, cuando la reforma fiscal y otros temas podrían competir con la ley de inmigración en la agenda legislativa.

Si la discusión y aprobación de la legislación se retrasa hasta el próximo año, el tema podría ser aún más complicado porque se trata de un año de elecciones de mitad de período legislativo, cuando los representantes a la Cámara deberán salir a buscar votos para reelegirse.

A diferencia de la propuesta bipartidista y amplia que aprobó el Senado el mes pasado, la comisión judicial de la Cámara ha aprobado cuatro medidas más pequeñas en las últimas semanas, ninguna de las cuales incluiría la posibilidad de que los inmigrantes puedan acceder a la ciudadanía.