Renovar su vida con nuevos hábitos

Le sorprenderá saber el vuelvo que puede dar su vida con algunos cambios en su rutina.

He mencionado el libro de Stephen Covey mil veces esta semana. En este momento histórico en que nos rodea la negatividad y pensamos que todo está en contra nuestra es importante que tomemos tiempo para reflexionar sobre ¿qué puedo hacer para tomar responsabilidad por mi vida? ¿Cómo puedo ser parte de la solución a mis problemas a pesar del comportamiento de otros?

Estos hábitos han ayudado a muchas personas a mejorar sus vidas “de adentro hacia fuera”, a seguir:

Proactividad o tomar responsabilidad por nuestras vidas: “Nuestra conducta es una función de nuestras decisiones, no de nuestras condiciones”. Muchos reaccionamos a cosas externas cuando en realidad tenemos el poder de evaluar y elegir nuestras respuestas.

Empezar con un fin en la mente oliderazgo personal: Muchos somos como barcos a la deriva, dejándonos llevar sin establecer metas. Deberíamos establecer metas claras y a actualizarlas de acuerdo con las circunstancias.

Establecer prioridades o administración personal: Nuestros valores y principios éticos deberían guiarnos en todo momento, no darle importancia a temas irrelevantes. El dinero es necesario para la manutención, pero nunca debe ser más importante que la familia, la espiritualidad y la conexión humana.

Pensar en ganar o beneficio mutuo: Deberíamos construir nuestras relaciones personales y profesionales a base del carácter, confianza y credibilidad. Así podemos trabajar juntos para que todos salgamos adelante.

Procure primero comprender y después ser comprendido: No buscarle las “cinco patas al gato”, sino escuchar atentamente con empatía y respeto, y aclarar con el fin de comprender, para luego responder.

La sinergía o el hábito de interdependencia: “El todo es más importante que la suma de sus partes”. Deberíamos valorar nuestras diferencias y trabajar juntos usando la sinergía como fuerza creativa.

Afilar la sierra o principios de autorrenovación equilibrada: Significa preservar y realzar el mayor bien que poseemos: nosotros mismos. Significa renovar las cuatro dimensiones de nuestra naturaleza: física, espiritual, mental y social/emocional.

Comencemos hoy mismo a desarrollar hábitos que nos ayuden a renovar nuestras vidas para que así podamos servir de ejemplo a nuestros niños y jóvenes, que serán los líderes del mañana.

Puede comunicarse con Eva Pagán Hill, LMHC, al 407-691-4579.