Los Xolos inician una nueva era, mañana como local ante el Atlas

Los Xolos de Tijuana comenzarán mañana una nueva era sin el entrenador argentino Antonio Mohamed en un partido como locales de los Rojinegros del Atlas, en el inicio del torneo Apertura 2013 del fútbol mexicano.

México, 18 jul (EFE).- Los Xolos de Tijuana comenzarán mañana una nueva era sin el entrenador argentino Antonio Mohamed en un partido como locales de los Rojinegros del Atlas, en el inicio del torneo Apertura 2013 del fútbol mexicano.

De la mano de Mohamed, los Xolos conquistaron el título de liga en el Apertura 2012, pero en la primera parte de este año se concentraron en jugar la Copa Libertadores y como consecuencia quedaron fuera de la liguilla.

Mohamed recibió una oferta para regresar al Huracán de su país y dejó al club mexicano que también sufrió la salida de tres de sus principales figuras, el atacante colombiano Duvier Riascos, emigrado al Pachuca, el delantero argentino Alfredo Moreno y el volante brasileño Leandro Augusto, fichados por el Puebla.

EL Tijuana estará dirigido en el campeonato que comienza mañana por el argentino Jorge Almirón, quien tratará de mantener la mística de Mohamed, un técnico que dio prioridad a mantener un ambiente armónico y en convertir al equipo en casi invencible en su cancha.

Además de Almirón, los Xolos contarán con nuevos jugadores de buen nivel como los delanteros Herculez Gómez, integrante de la selección de Estados Unidos, y Darío Benedetto, argentino llegado del Arsenal de su país.

En su primera campaña, Almirón se ha planteado los retos de alcanzar la liguilla del Apertura y ser protagonista en la Liga de Campeones de la Concacaf.

Mañana el equipo debutará ante el Atlas, que también estrena entrenador, el argentino Omar Asad, sustituto del mexicano Tomás Boy, quien encontró al conjunto a punto de descender y lo colocó en el tercer lugar de la tabla del pasado certamen, aunque fue eliminado en cuartos de final en la liguilla.

Con su actuación en el Clausura, Atlas mejoró su posición en la tabla de porcentajes que decidirá el equipo que descenderá en mayo a la división de ascenso, pero Asad deberá mantener los buenos resultados porque el club aún no se libra de la amenaza de bajar.

El gran problema de Asad es la desmotivación de sus jugadores por el atraso de pago de sus salarios; ya se negaron a jugar un amistoso y está por ver como transcurre la relación con la directiva.

Mañana Asad buscará por lo menos sacar un empate en cancha ajena y a partir de ahí mantener buenos resultados para repetir la liguilla. El equipo tendrá como prioridad plantarse bien atrás y a partir de ahí buscar el empate sin descartar una actitud ofensiva en la medida que el rival lo admita.