BREVES DE LA COPA

Una cancha suelta, con varias zonas sin cubrir con suficiente pasto, con algunos baches para un bote irregular del balón, provocó que la selección mexicana alzara la voz en el Georgia Dome.

Apenas entró el equipo mexicano al reconocimiento del terreno, el director de Selecciones, Héctor González Iñárritu, se percató de las condiciones y se acercó a personal del inmueble y de la organización para emitir su desaprobación.

Las personas a cargo buscaron las zonas donde el césped no estuviera parejo y trataron de acomodarlo, pero poco pudieron corregir, al tratarse de una tabla prácticamente sobre la cual se colocó el pasto de un grosor muy corto.

El delantero de los Sounders de Seattle, Osvaldo Alonso, que desertó en junio del 2007 y el año pasado recibió la ciudadanía estadounidense, dijo ayer sentir nostalgia de sus tiempos como jugador de la selección cubana, que hoy disputará con Panamá una plaza en las semifinales de la Copa de Oro.

“Estoy muy contento por los jugadores cubanos que lograron el gran sueño de alcanzar los cuartos de final pero a la vez siento nostalgia y quisiera estar con ellos para poder ayudarlos”, declaró.

Las selecciones de Costa Rica y Honduras llegan en situaciones similares al partido de cuartos de final que deben protagonizar mañana en la Copa de Oro, planteó el diario La República.

La gestión de ambas selecciones presenta componentes parecidos –cada una con seis puntos, dos victorias, una derrota—, indicó el periódico especializado en información económica y de negocios, en el comentario titulado “De pronóstico reservado”.

“Pese a que la historia en la Copa de Oro favorece a los catrachos, lo cierto es que Costa Rica y Honduras llegan a la cita de cuartos de final del mañana, en circunstancias muy parecidas”, indicó.