Incendio forestal sin control

Miles de personas siguen evacuando ante el peligro de propagación
Incendio forestal sin control
Una enorme columna de humo en forma de hongo se levantaba en las cercanías de Idyllwild, a unas 100 millas al este de Los Ángeles. El incendio, hasta el momento, ha quemado seis viviendas y casas rodantes, una cabina y más de una docena otros edificios de distinto tipo.
Foto: AP

IDYLLWILD — Un incendio declarado en un área montañosa al sur de Palm Springs, ha arrasado ya casi 39 millas cuadradas de bosque y matorral y continúa fuera de control, informó ayer el Servicio Forestal de EE.UU. que investiga las causas del fuego.

A los residentes de otras 700 viviendas se les dijo ayer que evacúen hacia zonas seguras cuando las cuadrillas que combatían el fuego se vieron cada vez más preocupadas ante la posibilidad de condiciones climáticas inestables y vientos erráticos.

Las partidas voluntarias de las personas de Pine Cove, en el flanco oeste del incendio, se añadieron a las evacuaciones obligatorias donde participaron otras 6,000 personas que pasaron el tercer día fuera de sus casas mientras el fuego se expandía en tres direcciones.

El incendio en las Montañas San Jacinto se ha extendido y se encontraba contenido en un 15%, informó Kate Kramer, portavoz del Servicio Forestal de EE. UU. Algunas comunidades del borde este del incendio se reabrieron a los residentes, pero unas 4,100 viviendas permanecían bajo amenaza.

En su flanco oeste, el incendio se encontraba a solo dos millas de Idyllwild y a la misma distancia de Palm Springs, ubicada debajo, a nivel de suelo en el desierto. Una enorme columna de humo podría divisarse desde Palm Springs.

La tormenta que se dirigía hacia la región podría ofrecer algo de alivio con temperaturas más frescas y probabilidades de lluvia, pero también podría hacer a la situación más inestable, indicó el capitán Mike Lindbery.

En combinación con el aire caliente del suelo, el aire inestable podría crear una corriente ascendente que elevaría el humo a la atmósfera.

Si las columnas de humo suben, la humedad de la parte superior podría congelarse y el peso del hielo podría hacer que la columna cayera y se crearía una poderosa corriente descendente en todas las direcciones, señaló Lindbery.

“Estamos muy preocupados porque estas son las condiciones que en el pasado han provocado grandes tormentas ígneas y muertes de ciudadanos y bomberos”, dijo.

Populares campamentos, senderos para excursionismo y un área de 30 millas de Pacific Crest Trail que se extiende desde la frontera con México hasta Canadá, permanecían cerrados. Un pequeño trecho de una autopista local también se encontraba cerrado.

Unos 3,300 bomberos, con la ayuda de casi 30 aviones, luchaban contra el fuego que se extendía desde los 4 mil a los 9 mil pies en las montañas. Como consecuencia, las cuadrillas podrían estar trabajando con temperaturas que oscilan desde unos cómodos 75 grados hasta unos abrasadores 110 grados.

La tormenta que está ingresando podría traer un 20% de probabilidad de lluvia y vientos de 15 a 24 mph, con rachas de hasta 40 mph que podrían impulsar las llamas de forma errática.

El incendio, que comenzó el lunes, quemó seis viviendas y casas rodantes, una cabina y más de una docena otros edificios. Una casa también resultó dañada.

Steve Hamlet, residente de Idyllwild, había observado una creciente nube de humo desde el lunes y evacuó su hogar con su nieto de 12 años mientras las llamas se acercaban sigilosamente.

El viernes comenzó a preocuparse por si había empacado las cosas adecuadas, y por su esposa, que se había quedado atrás.

“¿Llevo fotografías? ¿Llevo facturas? ¿Llevo documentos legales? ¿O solo nos llevo a mi nieto y a mí?” Relató Hamlet en un refugio local para evacuados.

Él y su nieto intentaron ir a comprobar cómo se encontraba su esposa el jueves, pero en un puesto de control en la carretera fueron obligados a apartarse, después de conducir 25 millas por la montaña, indicó.

“Ella sabe perfectamente cuándo es momento de partir”, dijo.

Al igual que Hamlet, más de 100 evacuados, incluyendo campistas que fueron recogidos de lugares en el área de peligro, pasaron la noche en refugios ubicados en las escuelas de la zona.

“Están estresados… y ansiosos por oír noticias de sus casas”, afirmó Amy Laurel Hegy, portavoz de la Cruz Roja.

Las autoridades dijeron que el incendio fue provocado por causas humanas, pero no mencionaron si fue accidental o intencional. No se informó que hubiera lesionados. El incendio ha costado 8.6 millones de dólares hasta el momento.

El fuego se encontraba a unas 12 millas del lugar donde ocurrió el incendio forestal Esperanza en 2006 que provocó la muerte de cinco bomberos del Servicio Forestal de EE. UU., destruyó 34 casas y calcinó una zona que no había ardido durante muchos años.