Limpia entrada a los Campos Elíseos

Chris Froome gana el Tour de Francia sin la sombra del dopaje sobre él

Limpia entrada a los Campos Elíseos
El ganador de la edición 100 del Tour de Francia, Christopher Froome, cruza los Campos Elíseos con el suéter amarillo de líder.
Foto: AP

PARÍS, Francia (AP/EFE).- Chris Froome conquistó ayer la centésima edición del Tour de Francia, que quedará para el recuerdo por el dominio que el británico ejerció durante tres semanas en la ruta pero también por la revelación que significó el colombiano Nairo Quintana, quien se quedó con el segundo puesto de la competición.

Esta edición del Tour también se podrá recordar dentro de unos años como una en que los protagonistas no han estado bajo la sombra de sospechas de dopaje.

En dos años, dos británicos han ganado el Tour: Bradley Wiggins en 2012 y ahora Froome.

“La palabra felicidad no es suficientemente fuerte para expresar lo que siento”, dijo Froome tras ser coronado campeón en los Campos Elíseos.

“Creo que voy a necesitar mucho tiempo para darme cuenta de que este sueño es realidad”, afirmó el ciclista del equipo Sky que estuvo acompañado de su novia Michelle Cound.

El británico dedicó el triunfo a su madre, fallecida dos semanas antes de que el ciclista debutara en su primer Tour en 2008: “si hubiera estado aquí, estaría orgullosa”.

Froome afirmó que “ha sido una edición extraordinaria del Tour” y agregó que “la llegada nocturna de la última etapa la convierte en perfecta”.

El ganador del Tour número cien señaló que todos los días tuvo dudas de su posible triunfo y que en cada etapa se marcó desafíos para poder llegar a la etapa final con el jersey amarillo.

El director del equipo Sky, Dave Brailsford, aseguró que Froome es “la cabeza visible de la nueva generación de ciclistas que no ha vivido con dopaje y que auguran un futuro brillante”.

“No hay dudas sobre su victoria, todo está muy claro, no tengo ninguna duda de que el ciclismo ha superado una etapa de transición”, dijo el responsable de la formación británica que logró su segundo Tour consecutivo.

Cuando Froome realizaba el paseo de campeón en los Campos Eliseos, aviones de la Fuerza Aérea de Francia volaron en formación describiendo estelas azules, blancas y rojas en el cielo.

Mientras el pelotón aceleraba su paso, las aeronaves realizaron un anillo de colores que rodeó el Arco del Triunfo para de esa manera ponerle el broche de oro a la competencia.