Contra los falsos ídolos

El papa Francisco llamó a evitar el dinero, el poder y el placer, durante su homilía en Brasil
Contra los falsos ídolos
El papa Francisco besa una imagen de la virgen de Nuestra Señora de Aparecida en el Santuario Nacional.
Foto: EFE

EDITORES: Agrega reclamo de fiel por no poder acercarse al papa. Incluye enlace para producto interactivo. Con AP Fotos.

APARECIDA (AP).— El papa Francisco llamó el miércoles a los fieles a evitar a los “ídolos” del dinero, el poder y el placer y en su lugar ayudar a los jóvenes a construir un mundo mejor, durante la homilía en la Basílica del Santuario de Nuestra Señora de Aparecida, patrona de Brasil.

Después de la homilía, el papa dijo a millares de fieles congregados afuera del templo que volvería a Brasil en 2017.

Aclamado por millares de católicos que acudieron al principal centro de peregrinación en Brasil, el papa tuvo un momento emotivo que lo dejó con los ojos llorosos al encontrarse de frente con la imagen de la Virgen de Aparecida, a la que tomó en sus manos y abrazó.

“Es cierto que hoy en día, todos un poco, y también nuestros jóvenes, sienten la sugestión de tantos ídolos que se ponen en el lugar de Dios y parecen dar esperanza: el dinero, el éxito, el poder, el placer. Con frecuencia se abre camino en el corazón de muchos una sensación de soledad y vacío y lleva a la búsqueda de compensaciones, de estos ídolos pasajeros”, expresó en su sermón.

Por ello, pidió dar aliento a la generosidad de los jóvenes y ayudarles a construir un mundo mejor.

Tras la misa, el Papa caminó entre los fieles dentro del templo, donde estrechó manos y repartió besos y bendiciones a su paso, además de ser fotografiado por millares de personas con cámaras y teléfonos celulares.

Recibió también saludos de representantes de otras denominaciones, como los cristianos ortodoxos y judíos, que acudieron a la ceremonia religiosa.

Posteriormente salió a un balcón que lleva el nombre de su antecesor, Benedicto XVI, desde donde dio una bendición a los millares de feligreses que lo aguardaban bajo la lluvia helada.

“No hablo brasileño, voy a hablar en español”, expresó.

“Le pido a la Virgen de Aparecida que bendiga a sus familias, a sus hijos, a sus padres, a patria”, antes de lanzar una pregunta a los fieles: “¿una madre olvida a sus hijos?”.