¡A criar con valores!

Los padres forman el carácter de los hijos no con palabras, sino con acciones.
¡A criar con valores!
Los valores familiares y sociales se adquieren a través de la convivencia.
Foto: Agencia Reforma

Dicta la sabiduría popular que “la palabra convence, pero el ejemplo arrastra”, y en el caso de la formación de los hijos, este dicho tiene mucha razón.

En ocasiones los padres de familia creen que la escuela es el único lugar de aprendizaje para sus niños y se deslindan de la responsabilidad que tienen en lo que a formación se refiere.

Pero no podrían estar más equivocados. Las enseñanzas que formarán el carácter de sus hijos y el tipo de personas que serán dependerán de lo que ellos les transmitan. Hay cosas que no se pueden aprender en el aula.

Lucy Garza de Llaguno, experta en Ciencias de la Familia, explica que los papás y las mamás confunden educación con formación.

“Hay también una escuela informal que viene siendo la convivencia diaria”, comenta, “y esa convivencia diaria es un aprendizaje informal, pero muy determinante en la formación de los hijos y ésta se da únicamente en la familia”.

Valores como el respeto, la tolerancia, honestidad, convivencia pacífica, obediencia a las reglas, comportamientos y buenos modales son aprendizajes que sólo pueden ser adquiridos a través de la experiencia diaria y de los ejemplos en la familia.

Betty Arias, fundadora de la Asociación de Psicólogos Escolares, menciona que la escuela sí ayuda a los papás, pero no es la responsable de la formación de los hijos.

“Es como si en el colegio te dicen ‘no debes decir malas palabras’, ‘debes ser respetuoso’, y llegas a tu casa y tu papá grita maldiciones y casi te golpea”, dice. “Luego se quejan de que el niño golpea y dice maldiciones, pues de quién es la culpa, es de los papás”.

Para Juan Gerardo Garza Treviño, director del Centro de Valores Éticos del Tec de Monterrey, la educación que se da en casa es insustituible.

“La escuela complementa, la escuela primordialmente instruye, pero quienes forman realmente son los padres”, menciona.

Garza Treviño comenta que cualquier aprendizaje de valores sociales, como el respeto y la tolerancia, se adquiere mediante la convivencia con otras personas, primordialmente a través del ejemplo.

“Aprendemos no en función de lo que se nos dice, sino de manera particular de cómo vemos esos comportamientos en los demás”, explica.

La familia, pese a que actualmente existen otros factores, como el internet y las redes sociales, sigue siendo el factor que más impacto tiene en la formación de la persona, comenta Garza de Llaguno.

En ese sentido, los papás tienen que ser conscientes del ejemplo que le están dando a sus hijos, tanto en lo que hacen como en lo que dicen y dejan de hacer.

“Por eso, las niñas a veces las ven que están regañando a la muñeca como la mamá la regaña a ella”, detalla.

Arias indica que los hijos, incluso en la adolescencia, son totalmente propensos a replicar los comportamientos y conductas de sus progenitores.

“Están observando en silencio lo que el papá o la mamá dice o hace y eso refuerza su propio autoconocimiento o su propia definición de persona”, agrega